Jaime Ornelas: América Latina no se calla

“Ni me calló, ni me callan porque soy latinoamericano,
bolivariano, soberano, republicano y antiimperialista”
Leída en un muro de Caracas, Venezuela
De izquierda a derecha los presidentes Hugo Chávez, Rafael Correa y Evo Morales © Argenpress.
El silencio se ha roto y ya se escuchan las nuevas voces que construyen el porvenir

Lo ocurrido en la Cumbre Iberoamericana celebrada recientemente en Santiago de Chile, donde un reyezuelo en pleno siglo XXI intentó callar, sin lograrlo por supuesto, al comandante Hugo Chávez, presidente de la República por decisión mayoritaria del pueblo venezolano, testimonia que los tiempos cambiaron en América Latina. Los indios, los oprimidos y olvidados han entrado definitivamente en el escenario político iberoamericano, y ni monarcas ni neoliberales disfrazados de izquierdistas los podrán hacer callar.

En esa cumbre, los Zapateros y sus adláteres como el presidente de Costa Rica Óscar Arias o la chilena Bachelet, pretendían argumentar que la pobreza, exclusión y marginalidad de las mayorías latinoamericanas no son responsabilidad de las antiguas metrópolis coloniales y mucho menos de la continuidad de esa dominación por las transnacionales europeas y norteamericanas. Pero la sublevación de las verdades, desatada en las voces de líderes surgidos en procesos de refundación nacional latinoamericana, hizo perder el control a los representantes de la mentalidad colonial que aún persiste entre quienes ejercen el poder y sus súbditos. Pero fueron en realidad los intereses mezquinos de banqueros y accionistas a quienes representan, y no el honor de los españoles, los que condujeron al líder de un partido “socialista y obrero” y a un monarca de opereta designado por Francisco Franco, a compartir la defensa del facho y criminal de guerra José Aznar, cómplice de George Bush en su aventura bélica en Irak.

Arrogante, el rey Juan Carlos se retiró de la cumbre sin escuchar las denuncias muy bien sustentadas de Daniel Ortega; se retiró diciendo descompuesto que no quería escuchar al “sudaca”; perdió los estribos, sí, y quizá el mayor daño que pueda causar la despectiva actitud del monarca sea atizar el brote de xenofobia que recorre a España, esa bestia negra que está de regreso. Por cierto, frente a la agresión que hace unas semanas sufrió una adolescente ecuatoriana en Barcelona, ni el “socialista” Zapatero ni el inútil rey español (inútil pero bueno para los negocios, pues si bien cuando lo nombró Franco rey de España no tenía ni en que caerse muerto hoy, según la revista Forbes, tiene una fortuna personal cercana a los mil 700 millones de dólares) dijeron esta boca es mía, por el contrario guardaron discreto silencio ambos defensores oficiosos ahora del presuntuoso y soberbio fascista José María Aznar.

Hoy, el debate sobre las relaciones de América Latina con las burguesías de los países desarrollados que desde el principio de los tiempos han vivido de explotar a los trabajadores y los recursos naturales de nuestra región, lo están protagonizando Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador y se vislumbra ya un porvenir distinto para los pueblos latinoamericanos, un futuro socialista y democrático

La Jornada de Oriente
* http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2007/11/22/puebla/c1orn10.php

1 Comment

Filed under Blogroll, Columns, Photography, Politics, Resistance

One response to “Jaime Ornelas: América Latina no se calla

  1. Ángel Guerra Cabrera : Venezuela y la lucha antimperialista

    Según trascienden los entretelones de la Cumbre Iberoamericana surgen verosímiles indicios de que Rodríguez Zapatero y el rey Juan Carlos fueron empujados a desnudarse sin afeites como neoliberales y nostálgicos de la España colonial al seguir, tal vez sin plena conciencia de ello, un guión diseñado nada menos que por el fascista Aznar. De lo que no hay duda es que su intento de imponer una agenda que no gozaba de consenso sufrió una amarga derrota que hizo brillar la talla de estadista y la política exterior del presidente Hugo Chávez, en contraste con la pequeñez y mezquindad de sus contrincantes ideológicos, evidentes o agazapados.

    A la política internacional de Chávez ya dediqué un artículo (La Jornada, 7/9/06), pero creo oportuno volver sobre ella en la medida que cobra mayor relevancia tanto para la creciente y cada vez más combativa rebelión antimperialista latinoamericana, como para las que se alzan o incuban en otros confines del planeta. Esta política sólo es concebible como fruto de la revolución social más profunda ocurrida en la parte continental de América Latina y es inseparable del singular empaste entre el gran movimiento de masas venezolano y las excepcionales cualidades de su líder.

    Desde antes de llegar a Miraflores y de la radicalización ulterior del proceso que encabeza, Chávez dio muestras de una clara concepción que ataba indisolublemente la suerte de su proyecto para Venezuela al de la emancipación de América Latina y el Caribe. Lo explica en gran parte su admiración, desde muy joven, por Bolívar, Martí, Fidel Castro y la revolución cubana, a las culturas originarias de nuestros pueblos y sus resistencias, así como su dedicación al estudio de la historia latinoamericana, no por mero ejercicio académico, sino como arma fundamental, así se constata diariamente, en la lucha por la liberación nacional y social a escala de la región.

    Entre sus primeros pasos como presidente realizó un periplo por los países integrantes de la OPEP, en ese momento agonizante, tejiendo voluntades de gobiernos de muy distintas orientaciones ideológicas a la suya. Con su tenacidad logró revitalizar la organización y el rescate de precios dignos para la reina de las materias primas de la civilización surgida de la revolución industrial. Mirando hacia atrás, ahora se advierte diáfanamente que actuaba muy lejos de una visión nacionalista burguesa. Vio que un precio más ventajoso del hidrocarburo era una palanca para la redistribución urgente del ingreso entre los pobres y su inclusión definitiva con plenos poderes en la sociedad venezolana, sin olvidar el desarrollo a futuro de una economía autónoma liberada del rentismo petrolero. Pero a la vez, para cimentar la unidad e integración de los pueblos latinoamericanos sobre bases de justicia social y fraternidad. Y no sólo. También estaba implícito, lo ha demostrado la historia posterior, el fomento de la unidad y solidaridad con todos los pueblos agredidos por el imperialismo, como se evidencia en su rechazo vertical a la invasión de Irak y la relación establecida con Irán, incomprensible todavía por muchos que no entienden la necesidad imperiosa de amplias y audaces alianzas entre culturas distintas como requisito indispensable para derrotar a los gestores del saqueo y de la guerra capitaneados por Washington. La concertación de la Venezuela chavista con Irán puede muy bien servir de modelo para acometer el necesario gran frente con sus homólogos islámicos de los pueblos, fuerzas y estados que enfrentan en Occidente los embates del capitalismo imperialista. En este contexto, toman exacta dimensión las propuestas de Chávez en la última reunión de la OPEP en favor de que la organización ofrezca a todas las naciones dependientes no petroleras el trato preferencial que da Venezuela a sus hermanos caribeños y en relación a desligar el precio del petróleo de la tiranía del exangüe dólar. No es casual la rabia de la servil oligarquía venezolana y de los voceros de la dominación –entre ellos más de un revolucionario autojubilado– contra una ejecutoria internacional que estremece su piso de banales certezas e insensibilidades, donde hasta hace poco transitaban tan seguros.

    La conducta de Chávez en política exterior es la de un revolucionario internacionalista en la tradición de Marx, Lenin, Rosa Luxemburgo y Trotsky, pero sus nutrientes raigales hay que buscarlos en Miranda, Bolívar, Martí, Mariátegui y el Che Guevara.

    * La Jornada
    * http://www.jornada.unam.mx/2007/11/22/index.php?section=opinion&article=028a1mun

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s