Monthly Archives: October 2007

Armando: CARTA A MI PADRE MUERTO.

Lo siento viejo, por tardarme tanto
Tu sabes que a veces la añoranza
Nos impide escribir de cuando en cuando
Y a eso, le agregamos la distancia.

Cuando te fuiste no teníamos nada
Éramos tan solo pasajeros
Demócratas de fé engañada
Al escuchar el canto del jilguero.

La vida nos llevaba por sus causes
Sin tener una ilusión, una quimera
El lobo nos tenía en sus fauces
No había esperanza, ni manera.

Las cosas han cambiado, padre mío
Existe un hombre que nos abrió los ojos
Nos demostró, como un gobierno impío
Destruye nuestras vidas poco a poco.

Nunca lo viste, ni lo escuchaste hablar
Pero defiende en lo que tú creías
Las cosas que a veces me decías
Te vuelven hombre, al empezar a andar.

La lucha es dura y no tiene mañana
Pues ellos manejan la mentira
El racismo, el odio, la patraña
Y el dinero que nos roban día a día.

¡Venceremos! lo juro padre mío
Venceremos pues tenemos la razón
Y nos une un solo corazón
Que nos hierve de rabia en un latido.

Quizás cuando te escriba nuevamente
Puedas decirte que ya somos dueños
De aquella libertad que me contaste
Y te llevaste a donde vives, con mis sueños.

Armando

20/X/07

9 Comments

Filed under Blogroll, Poetry, Resistance

James Watson: To question genetic intelligence is not racism

Science is no stranger to controversy. The pursuit of discovery, of knowledge, is often uncomfortable and disconcerting. I have never been one to shy away from stating what I believe to be the truth, however difficult it might prove to be. This has, at times, got me in hot water.

Rarely more so than right now, where I find myself at the centre of a storm of criticism. I can understand much of this reaction. For if I said what I was quoted as saying, then I can only admit that I am bewildered by it. To those who have drawn the inference from my words that Africa, as a continent, is somehow genetically inferior, I can only apologise unreservedly. That is not what I meant. More importantly from my point of view, there is no scientific basis for such a belief.

I have always fiercely defended the position that we should base our view of the world on the state of our knowledge, on fact, and not on what we would like it to be. This is why genetics is so important. For it will lead us to answers to many of the big and difficult questions that have troubled people for hundreds, if not thousands, of years.

But those answers may not be easy, for, as I know all too well, genetics can be cruel. My own son may be one of its victims. Warm and perceptive at the age of 37, Rufus cannot lead an independent life because of schizophrenia, lacking the ability to engage in day-to-day activities. For all too long, my wife Ruth and I hoped that what Rufus needed was an appropriate challenge on which to focus. But as he passed into adolescence, I feared the origin of his diminished life lay in his genes. It was this realisation that led me to help to bring the human genome project into existence.

In doing so, I knew that many new moral dilemmas would arise as a consequence and would early on establish the ethical, legal and societal components of the genome project. Since 1978, when a pail of water was dumped over my Harvard friend E O Wilson for saying that genes influence human behaviour, the assault against human behavioural genetics by wishful thinking has remained vigorous.

But irrationality must soon recede. It will soon be possible to read individual genetic messages at costs which will not bankrupt our health systems. In so doing, I hope we see whether changes in DNA sequence, not environmental influences, result in behaviour differences. Finally, we should be able to establish the relative importance of nature as opposed to nurture.

One in three people looking for a job in temporary employment bureaux in Los Angeles is a psychopath or a sociopath. Is this a consequence of their environment or their genetic components? DNA sequencing should give us the answer. The thought that some people are innately wicked disturbs me. But science is not here to make us feel good. It is to answer questions in the service of knowledge and greater understanding.

In finding out the extent to which genes influence moral behaviour, we shall also be able to understand how genes influence intellectual capacities. Right now, at my institute in the US we are working on gene-caused failures in brain development that frequently lead to autism and schizophrenia. We may also find that differences in these respective brain development genes also lead to differences in our abilities to carry out different mental tasks.

In some cases, how these genes function may help us to understand variations in IQ, or why some people excel at poetry but are terrible at mathematics. All too often people with high mathematical abilities have autistic traits. The same gene that gives some people such great mathematical abilities may also lead to autistic behaviour. This is why, in studying autism and schizophrenia, we believe that we shall come very close to a better understanding of intelligence and, therefore, of the differences in intelligence.

We do not yet adequately understand the way in which the different environments in the world have selected over time the genes which determine our capacity to do different things. The overwhelming desire of society today is to assume that equal powers of reason are a universal heritage of humanity. It may well be. But simply wanting this to be the case is not enough. This is not science.

To question this is not to give in to racism. This is not a discussion about superiority or inferiority, it is about seeking to understand differences, about why some of us are great musicians and others great engineers. It is very likely that at least some 10 to 15 years will pass before we get an adequate understanding for the relative importance of nature versus nurture in the achievement of important human objectives. Until then, we as scientists, wherever we wish to place ourselves in this great debate, should take care in claiming what are unarguable truths without the support of evidence.

* The writer, a Nobel prizewinner for his part in unraveling DNA, is chairman of Cold Spring Harbor Laboratory in the United States
* © The Independent
* http://comment.independent.co.uk/commentators/article3075642.ece

2 Comments

Filed under Blogroll, Columns

Angel Guerra Cabrera: Che y las revoluciones y rebeldías de hoy

Entre las muchas y sentidas recordaciones tributadas al Che Guevara en este año probablemente la última visita de Hugo Chávez a Cuba sea la que ha promovido una valoración más certera de la impronta del Guerrillero Heroico en el mundo actual. Fecunda jornada de trabajo plena de connotaciones bolivarianas, martianas y guevarianas, los acuerdos firmados amplían y profundizan la ya entrañable solidaridad y unión cubano-venezolanas en el contexto de la Alternativa Boliviariana para las Américas (Alba) y fortalecen el mecanismo en todos los países miembros. Pasos previos, propuso Chávez, para llegar en plazo no lejano a una confederación de las dos Repúblicas.

La parte pública de los diálogos entre Chávez y Fidel Castro, transmitida a Cuba y Venezuela a través del programa radiotelevisivo Aló, presidente, y otros pronunciamientos del visitante y sus anfitriones son una importante contribución pedagógica a la comprensión y transformación revolucionaria del mundo de hoy. En la primera sección de esta nota intento resumirlos en versión libre, añadiendo interpretaciones propias, y en la segunda comento los instrumentos firmados por ambas partes.

1) Las ideas y la revolución por las que cayó combatiendo Che Guevara han encarnado en las múltiples luchas populares y procesos revolucionarios que están cambiando hoy la orientación política de América Latina. Esa revolución e ideas están sembradas en la conciencia de los pueblos y las circunstancias no pueden ser más propicias para que broten. Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y las diversas luchas populares de nuestra América –ahora por vías distintas a la armada–, así como las de otros lugares del planeta –pienso en Irak, el pueblo palestino, Irán, la resistencia patriótica libanesa, Afganistán– dan cuerpo en la actualidad al concepto de “muchos Vietnam” que llamaba a crear el Che: una multiplicación de la resistencia al imperialismo de tal magnitud que éste no pueda sofocar.

Que Cuba mantuviera viva la llama de su rumbo socialista frente al imperialismo, incluso en la durísima situación posterior a la desaparición de la Unión Soviética, cuando todo se veía oscuro, fue un gran estímulo a la reavivación del fuego revolucionario en nuestra región. El socialismo, con las particularidades de cada pueblo y cultura, es la única opción para salvar a la humanidad de la explotación y el genocidio ecológico y militar capitalista. Las revoluciones actuales de América Latina tienen sus propios ritmos y características, pero están interconectadas.

La unipolaridad fue desplazada por la pluripolaridad en virtud de la derrota de Estados Unidos en Irak, su ocaso económico y desprestigio político y moral, así como el surgimiento de nuevos actores y regiones económicas mundiales, que como América Latina, Irán, Rusia y China lo enfrentan o desafían su hegemonía. En este contexto, el Banco del Sur es un avance decisivo.

El imperialismo está listo para usar las armas nucleares –además de la subversión y la guerra mediática– contra la rebeldía de los pueblos, hecho confirmado por la propia Doctrina de Seguridad Nacional de Estados Unidos, y frente a esas amenazas no hay otro camino hacia la victoria que la resistencia: no debe concedérsele “ni un tantito así”.

2) Los acuerdos y proyecciones derivados de la visita de Chávez a Cuba consolidan las relaciones de hermandad entre las dos naciones. Están en marcha 352 proyectos en común en los que la inversión y el comercio no son fines, sino instrumentos para el desarrollo económico y social de ambos y de los demás miembros del Alba, tomando en cuenta las asimetrías y los aspectos en los que cada uno puede aportar fortaleza al otro sin que medie el interés de la ganancia. No se trata de una suma, sino de una potenciación de las energías de los dos pueblos. El desarrollo conjunto, mediante empresas binacionales existentes o en proceso de creación con los nuevos acuerdos, de programas alimentarios, energéticos, de telecomunicaciones y el impulso a la tecnología cimentarán la unión de los dos países.

La solidaridad latinoamericana es un objetivo principal de este esfuerzo, que no sólo persigue robustecer la soberanía y el bienestar social de Cuba y Venezuela. Aplica planes como la Operación Milagro, que ha devuelto la vista a 862 mil latinoamericanos y caribeños, y la Revolución Energética, que beneficia a 14 estados, y extiende las misiones sociales a otros sin importar que sean miembros del Alba.

* http://www.jornada.unam.mx/2007/10/18/index.php?section=opinion&article=032a1mun
* © La Jornada
* aguerra_123@yahoo.com.mx

1 Comment

Filed under Blogroll, Columns, Politics, Projects, Resistance

Oscar Gijena: Sobre periodismo responsable y ética profesional

Para que exista rol social de los medios de comunicación, debe haber periodistas éticos, para que haya ética debe haber formación anteriormente y no solamente capacitación en las técnicas periodísticas, para que haya espacio para la capacitación y los medios la valoren como un valor agregado de sus productos, debe haber una concepción diferente sobre el trabajador de prensa por parte de los empresarios. Y para que las empresas periodísticas se desarrollen con el aliento de un Estado que fomente la pluralidad de opiniones, debe haber una concepción diferente desde lo político–ideológico. Nada de eso se da en Tucumán y si hay excepciones obedecen a impulsos o iniciativas personales.

‘Zlatko Dizdarevic supo que su periódico era más necesario que el pan el día en que los guerreros lo incendiaron. Liberación era el único periódico que se publicaba en Sarajevo, y a pesar de la destrucción total de sus equipos e instalaciones, al día siguiente del incendio circuló como de costumbre y aunque los ejemplares se vendieron al doble de su precio, la edición se agotó en manos de lectores que apenas si tenían el dinero suficiente para comprar pan. ¿Y cómo se explica que un periódico pueda llegar a ser más necesario que el pan?, le pregunté a Zlatko. El me respondió con la misma seguridad con que se formulan los axiomas o las verdades rubricadas por la experiencia: ‘Porque en las crisis la gente puede vivir sin pan, pero no sin esperanza’.

Esta es una historia que en los talleres de ética se escucha y se comenta con emoción porque tiene la fuerza de una revelación: un periódico llega a ser más útil que el pan cuando se convierte en un viático de esperanza para gente que sufre en las crisis. Y por desmesurada que parezca, es una aspiración que está en la misma línea de las que han inspirado a los promotores de cambios en el periodismo en los últimos 50 años. Recuerdo a Neale Copple con su propuesta de profundidad y de análisis en los años 60; en esa década llegó también a las redacciones el proyecto revolucionario del Nuevo Periodismo, con precursores como Tom Wolfe, y en los años 70 Philip Meyer, con su Periodismo de Precisión, ahondó aún más en la necesidad de acortar las distancias que alejan al periodista de la realidad. Al lector había que darle más realidad que papel y tinta, y técnicas como la del análisis, o las de la narrativa, o las de la informática logran ese acercamiento. Las propuestas de los años 80 y 90 fueron las del Periodismo
Cívico y las del Periodismo de Servicio en las que predomina, sobre lo técnico, una nueva mirada sobre la intencionalidad de la actitud periodística…’.

Este es solo un fragmento de un escrito que el colombiano Javier Darío Restrepo publicó últimamente a propósito del alcance, sentido y trascendencia que tienen la tarea periodística para una sociedad. Claro está que para que eso se cumpla, deben concurrir algunos factores que no siempre se cumplen en culturas y realidades como la tucumana, en donde los medios de comunicación atraviesan una de las crisis más profundas, respecto de los valores que defienden en sus líneas editoriales y, por sobre todo, por los intereses que las tiñen y que nada tienen que ver con el bien común y todo lo que el pueblo espera de sus medios de comunicación. La información, si no es verdadera, no es información, es pura propaganda y hay mucho de eso por estos pagos, por eso me resulta fundamental y alentador participar de foros como este, sobre todo si son organizados por futuros trabajadores de prensa.

Despertar a la conciencia de lo que se habla cuando se habla de periodismo en Tucumán es dar el primer paso para modificar una realidad que parece irremediablemente establecida y modificable sólo desde estamentos políticos y no desde la militancia social o ciudadana, con el poder que tiene el pueblo de cambiar de opinión por lo tanto de hacer tambalear cualquier iniciativa que lo perjudique, sea esta de índole político o de comunicación.

Los vehículos para la creación de corrientes de opinión favorables o al menos indiferentes son variados, pero sin dudas el de la comunicación es el más efectivo y de amplio espectro en la era de las comunicaciones, por eso su dominio resulta estratégico y por lo tanto indelegable. Tomar conciencia de la importancia que tiene este proceso de comunicación es el primer paso para cambiar sus beneficiarios y sentido, pero para eso debe haber lugares de expresión como este o canales de divulgación del pensamiento. En ese esfuerzo se encaminan las acciones de nuestra Asociación de Prensa, más allá del rol meramente reivindicativo que se nos atribuye como de casi exclusiva facultad o incumbencia. Es por eso que afirmamos que la neutralidad en esta cuestión es favorecer la implantación de intereses reñidos con el interés social o ciudadano y los periodistas tenemos algo que decir al respecto. Debemos negarnos a ser simples instrumentos de ambiciones e intereses ajenos. Con respeto por las demás actividades en el mundo del trabajo, no es lo mismo ejercer la tarea periodística que la instrumentación de mecánicas en una línea de producción o la atención al público en una empresa de servicios.

Volviendo al escrito de Restrepo con el que abrí esta presentación, bien puede decirse que, si el pueblo tucumano debe depositar su esperanza en sus medios de comunicación, debe andar un poco desesperanzado. Salvo honrosas excepciones, las líneas editoriales de los medios en nuestra provincia, se encuentran atravesadas de intenciones y distorsiones que alejan a la opinión pública de la realidad, ese elemento tan complicado de asir para los periodistas.

También se puede decir que no existe crisis en la provincia y que por lo tanto el pueblo tiene la esperanza bien a resguardo, pero ¿alguien en este lugar puede afirmar que no hay ningún tipo de crisis en la provincia? ¿y cuál es el rol que tienen los medios al respecto? Me parece que no hacen una comprometida denuncia con todo lo que pasa, que no todos los actores sociales tienen acceso a los medios y que, definitivamente tampoco se plantean alternativas para salir adelante con la discusión de los temas verdaderamente importantes y eso no incluye solamente a los episodios deportivos o de índole policial. Evidentemente tenemos mucho por mejorar, del deber ser de un periodista tucumano se encuentra por debajo de sus necesidades económicas –en muchos casos- o de sus intereses de trascendencia por la vía de la acumulación económica en otros.

Entonces, para que exista rol social de los medios de comunicación, debe haber periodistas éticos, para que haya ética debe haber formación anteriormente y no solamente capacitación en las técnicas periodísticas, para que haya espacio para la capacitación y los medios la valoren como un valor agregado de sus productos, debe haber una concepción diferente sobre el trabajador de prensa por parte de los empresarios y para que las empresas periodísticas se desarrollen con el aliento de un Estado que fomente la pluralidad de opiniones, debe haber una concepción diferente desde lo político – ideológico. Nada de eso se da en Tucumán y si hay excepciones obedecen a impulsos o iniciativas personales, pero en ningún caso se puede decir que existan las condiciones ni objetivas ni subjetivas para que florezca un proceso de comunicación sano y que aporte a la calidad democrática de esta Patria Chica.

La diversificación de medios de comunicación, el fácil acceso a las nuevas tecnologías y la globalización de la información han sido perjudiciales en algunos aspectos y beneficiosos en otros. Por un lado la masificación de una manera, de una forma, una cultura de ser ‘comunicador social’, tal como se autodefinen aquellos que no se sabe bien qué son, ha sido contundentemente contraproducente para la calidad de la información que llega al lector, oyente o televidente. Por otra parte, esta misma diversificación y nuevas tecnologías, permiten que se abran nuevos canales de expresión que escapan incluso a la concentración de la información y los grandes grupos económicos que venden su favor y línea editorial a intereses generalmente políticos y factores de poder con alto poder de compra de voluntades.

De todos modos, y en cualquiera de los dos casos, el factor humano, es decir la participación de los trabajadores de prensa resulta fundamental y determinante para poder llevar adelante el proceso de comunicación pero para que eso suceda debe haber un elemento que también juega su rol decisivo: la libertad. Nada más y nada menos. Y aquí no solamente se habla de libertad física, sino libertad de conciencia, de censura, de autocensura y por sobre todo de trabajo para los que pensamos distinto a lo que parece meramente establecido por alguna orden superior .Sin la conciencia, la formación y la libertad, resulta utópico y hasta ingenuo pensar en que se puede modificar la realidad tal como la conocemos en nuestros medios de comunicación..

Volviendo al escrito de Restrepo leo: ‘Todas las técnicas del periodismo de profundidad, de la investigación, del relato, o las de la informática, parecen perder su potencial renovador cuando desembocan en el torrente de las decisiones editoriales. Son esas decisiones, sin embargo, las que pueden maximizar ese potencial, tal como lo demostraron el Periodismo de Servicio, el Periodismo Cívico y el de Propuesta. A los avances técnicos tienen que seguir unas soluciones éticas. ¿De qué le valen al periodismo todos los avances de la tecnología si al fin pierde su norte? Lo anotó con su habitual agudeza Tomás Eloy Martínez: ‘el lenguaje del periodismo futuro, escribió, es ante todo solución ética. El periodista no es un agente pasivo que observa la verdad. En el gran periodismo se deben descubrir los modelos de realidad que se avecinan.’

Por último, no es verdad que no haya marcos de referencia para desarrollar la tarea periodística y el ejercicio responsable y ético del periodismo, lo que sucede es que debe haber un lugar para buscar, para comparar, para autoreferenciarse y tener la valentía de dar un paso adelante en la misión que nos toca diariamente.

En Tucumán existe la censura como una política de Estado , lo dijimos en una solicitada sin que hayamos tenido ningún tipo de negación por parte del poder político, pero tampoco un apoyo decidido de muchos de nuestros compañeros en la pelea por la precariedad laboral para sacar a la superficie a los trabajadores de prensa que hoy están sumergidos en la indigencia puedan tener las condiciones dignas necesarias para ejercer el periodismo. Lo más grave y doloroso es que muchos de nuestros propios compañeros del gremio periodístico en general de la provincia, son los actores de la implantación de las políticas de mordaza del poder político y empresario. Esto pasa hoy en Tucumán, cada día y cada hora con cada uno de los temas informativos que recibe la sociedad, de todos modos, creemos que el cambio es posible, que cambiar la cabeza no sólo es necesario sino que está sucediendo. Todos, absolutamente todos, tenemos un rol que jugar al respecto, nosotros desde la Asociación de Prensa proponemos lo nuestro e invitamos a sumarnos al debate sobre estas cuestiones no sólo importantes, sino vitales para el futuro de la provincia y del país.

*© Argenpress
* http://www.argenpress.info/nota.asp?num=048017&Parte=0

2 Comments

Filed under Blogroll, Columns, News, Politics, Projects

Luis Hernández Navarro: Doris Lessing, la habitante del mundo de los libros

Desde siempre amiga de los sueños, llenos de información y advertencias, Doris Lessing necesita dormir y soñar para volver a ser ella misma. Y para soñar despierta, recurre a la lectura.

Autodidacta, prófuga de la escuela desde los 13 años, lectora voraz, niñera y operadora telefónica, la ganadora del más reciente Premio Nobel de Literatura supo, desde temprana juventud, que sería escritora. El mundo de los libros es el lugar del que forma parte desde muy joven.

Lessing es, más allá de su talento, una talachera de la pluma, una mujer capaz de sentarse a trabajar cada día durante horas. ¿Por qué escribe? Confiesa no saberlo. Pero su pasión es narrar historias. También su necesidad. Si no lo hace la asalta el mal humor. Las escribe desde los 12 años.

La escritura le ha proporcionado la posibilidad de ganar su libertad. “Fui capaz de ser más libre que la mayoría porque soy una escritora –cuenta en Dentro de mí, el primer tomo de su autobiografía– con la estructura sicológica de una escritora, que se coloca a distancia de lo que está escribiendo.”

La literatura, dijo el recientemente fallecido filósofo Richard Rorty, es más útil que la filosofía para lograr que los hombres sean felices. “Hay formas de sufrimiento humano –afirma– que la literatura puede hacer vívidas de una forma que la filosofía no puede. Leer literatura que, vívidamente, describe la crueldad y el sufrimiento experimentado en partes remotas del mundo, ayuda a apreciar la necesidad de la existencia de instituciones globales….”

La obra de Doris Lessing confirma la convicción de Rorty. Forjadora de nuevos lenguajes, no son pocos sus trabajos que reproducen habitadamente el Zeitgeist, el espíritu de su tiempo. En ellas se desmenuzan las actitudes intelectuales y emocionales de una época, las relaciones que la gente establece entre sí. A través de sus páginas se comprende la naturaleza de la relación colonial existente en el sur de África mucho mejor que en multitud de tratados políticos. Sus textos son una radiografía de las emociones humanas, un descarnado mapa del amor occidental en las últimas cinco décadas.

La auténtica vida del escritor –asegura la galardonada– sólo pueden entenderla otro escritor y unas cuantas personas más. Antes eran los editores. Ahora ya no. “Actualmente –escribe en Un paseo por la sombra, segunda parte de su autobiografía– los escritores somos mercancías, como los libros que escribimos.” Ningún escritor hoy en día –señala en Dentro de mí– puede escribir y ser independiente, “porque nuestra personalidad, nuestra historia, nuestra vida, pertenecen a la maquinaria de la publicidad.”

Muy joven abandona la religión y se vuelve atea. “Yo era heredera de todas las virtudes de la Ilustración –aunque entonces no lo supiera– pero, igual que lo hubiera sabido, empecé a despreciar sin mala conciencia a la gente religiosa por debilidad y cobardía moral”, escribe en Dentro de mí.

Años después se convierte en lectora de las distintas tradiciones del budismo y de los diferentes aspectos del hinduismo –del cual le atraía su politeísmo y su heteromorfismo. Sin embargo, como no era india, sale de todas esas lecturas por la misma puerta por la que había entrado, pero con una conclusión: la necesidad de contar con un maestro, pues sin él no hay guía. Descubre la existencia de un mundo espiritual, parte del misticismo sufí, corriente que ha vivido como su preocupación principal.

Militante comunista en su juventud, llega al socialismo por la literatura, las clases nocturnas y las aventuras íntimas con los libros. Se enrola en el movimiento en Rhodesia del Sur en 1942 porque, por primera vez en su vida, conoce a un grupo de personas que lo leían todo, y a los que leer no les parece nada raro. En 1951, ya en Londres, entra al Partido Comunista.

Su enamoramiento con esta fuerza política llega a su fin en 1954, y termina definitiva y virulentamente a principios de los años 60. Veinte años le toma no sentirse culpable de sus antiguas lealtades. Su ruptura fue acompañada de una vigorosa crítica a esta doctrina. Ahora ya no cree en “sueños perfectos y maravillosos”.

La publicación en 1962 de El cuaderno dorado la convierte en referencia del feminismo. Aunque varias amigas la critican por “revelar nuestros secretos”, la obra rápidamente se convierte en una “Biblia del Movimiento de la Mujer”.

La elaboración del libro transforma a Lessing: “Me hizo cambiar. Escribiendo aquella novela se transformó mi manera de pensar mucho más fundamentalmente que pensando (…) Causa un efecto extraño cambiar la manera de pensar, o mejor dicho, que cambiar la manera de pensar lo cambie a uno.”

Sin embargo, a pesar de ello y de la enorme libertad con la que vive su vida, la escritora es crítica del feminismo. Piensa que el movimiento la describe con opiniones que jamás en su vida ha mantenido. En un balance de este movimiento declara que “después de hacer una revolución, muchas mujeres se descarrilaron, no entendieron nada. Por dogmatismo. Por falta de análisis histórico. Por renuncia al pensamiento. Por una carencia dramática de humor”.

“No es que sea antifeminista –le cuenta a la periodista Juana Libedinsky–, es que creo que las feministas tienen los objetivos equivocados. La revolución sexual de la década del 60 está muy bien. ¡Pero pienso que las mujeres también podrían haber luchado por el mismo pago cuando cumplen el mismo trabajo que los hombres, por buenas guarderías y demás! Aun en la época victoriana, las mujeres salían a marchar y conseguían cosas concretas, como cambiar las leyes sobre la propiedad en el matrimonio. Hoy nadie hace algo así. El feminismo de los años 60 se disolvió en cháchara inútil.”

A las mujeres, asegura, las liberó la ciencia. La pastilla anticonceptiva puso el destino de las mujeres en su propia mano. La aspiradora las libró de la esclavitud del polvo. La lavarropa les quitó una pesada carga de encima.

Su vida es un ejemplo de lucidez, libertad y constancia en el trabajo. Nacida en 1919, a los 87 años de edad Doris Lessing sigue escribiendo.

* http://www.jornada.unam.mx/2007/10/16/index.php?section=opinion&article=019a1pol

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns, Literature

Jaime Martínez Veloz: EZLN: coyuntura y perspectivas

Las causas que dieron origen al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) hace ya casi 14 años no se han modificado sustantivamente, a pesar de lo actuado durante todo este tiempo, incluyendo muchos esfuerzos sinceros por lograr cambios perdurables en beneficio de todos los chiapanecos.

Parece que imperaron criterios que ahora no se atreven a decir su nombre, pero que desde un principio apostaron a que la fatiga y el desgaste terminarían por desmembrar a los insurgentes, condición para la restitución del viejo orden, inaceptable por injusto.

Esos vaticinios fallaron, por eso ahora nadie reconoce su paternidad; fue mucho lo que estuvo en juego en el pasado reciente, los equilibrios de las armas son frágiles e inestables, y si en Chiapas no se rompieron fue gracias a la lealtad de muchos lo que permitió el nacimiento de una nueva iniciativa para ampliar y profundizar la distensión con el EZLN.

Es necesario reconocer la capacidad organizativa del EZLN, así como la forma y el método con que ha podido establecer una relación armónica entre sus bases a partir de las juntas de buen gobierno, cuyo trabajo ha permitido procesar diferencias y consolidar sus propios proyectos políticos y sociales.

Los adversarios naturales del zapatismo, aquellos que violentaron sistemáticamente los derechos indígenas y orillaron al levantamiento, mantienen en forma soterrada la intolerancia beligerante que siguen demostrado y a regañadientes permanecen justo en los límites de la legalidad.

Es notable la inmovilidad que impregnó al gobierno federal de la administración pasada, la cual trascendió ya al actual, que a casi un año de tomar posesión parece mantener el mismo lema: el conflicto terminará por desgaste y extenuarse naturalmente, no hay que intervenir.

En contraste con la pasividad del Estado mexicano, el EZLN permanece decidido a sostener sus banderas; a pesar de los magros resultados obtenidos en su actividad política legal, sus dirigentes siguen cuidando la unidad de sus comunidades impulsando iniciativas en el contexto de la ley.

Esto no puede ni debe pasar desapercibido por los diferentes actores políticos nacionales, porque es justo reconocer que la actual redistribución del poder político que los chiapanecos expresaron en las urnas el domingo pasado, así como los avances con que en materia de infraestructura cuenta el estado, se deben en gran medida a la contribución que el EZLN ha realizado en el escenario político chiapaneco.

Nadie puede regatear la aportación significativa del EZLN en la democratización y el avance de Chiapas. Es cierto que los zapatistas no participan electoralmente, pero su lucha se ha expresado en una reformulación del poder político en el estado. Parece contradictorio, pero no lo es, ya que las repercusiones de la lucha zapatista también se han expresado en una mayor pluralidad en la realidad chiapaneca. Hay una deuda con ellos en este renglón, así como en muchos otros.

El reconocimiento de esta realidad implica que el Estado mexicano y sus instituciones asuman una iniciativa coherente y articulada que permita destrabar el conflicto. Así como el Senado de la República pudo abordar el tema de la reforma electoral, de la misma forma deberá retomar y solucionar el gran pendiente que tiene el Estado mexicano con los pueblos indígenas. Sólo así podrá hablarse de una reforma integral del Estado. Dar una salida digna al conflicto entre el EZLN y el gobierno federal es un imperativo impostergable

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns, Human Rights, Resistance

Mark Steel: However debased the image, Che’s legend lives on

The image of Che Guevara is perfect for the modern world, not just a revolutionary but a celebrity revolutionary. Posh Spice probably sees his picture everywhere and screams “Why can’t my agent get me on that many magazines and baseball caps?” Even if she’s read this week’s commemorations of his death as a guerilla 40 years ago, she’ll imagine he spent his days running through a Cuban swamp with Churchill Insurance on his combat fatigues.

Or that he often stopped to film an advert in which he says “Hi, I’m Che Guevara, the world’s most famous guerilla. But you know, when I’m trying to fire on government agents the last thing I need is to lose concentration by worrying about my split ends. That’s why I use new Clairol Herbal Essence conditioner, to give my hair extra bounce, and my ambush extra pounce.”

It clearly didn’t do Che’s brand any harm to be a revolutionary who countered most images of the revolutionary. So his account of his road trip, The Motorcycle Diaries, was reviewed in Bike News as “Six months of high drama in which the main concerns of Che are where the next drink is coming from, where the next bed is and who might share it.”

Apart from anything else, this is probably the only book by a revolutionary to be reviewed at all in Bike News – unless there’s one of Marx’s The Communist Manifesto that goes: “Very disappointing. Hardly mentions bikes at all.” Or another of Mao’s Little Red Book that starts: “Why go on that long march when a Kawasaki 850 would have got him there in two days at the most?”

But also, no matter how debased his image, and how many watches and bars and cocktails and shirts he appears on, even if people don’t know much about him, they’re aware he was a little bit naughty. Through 40 years of posthumous commercialism, he’s somehow survived as a rebel. And that’s probably reasonable, seeing as how he helped to overthrow the old government in Cuba, became head of the bank, but then left in disguise to go to the Congo and then Bolivia to start all over again.

The CIA compiled a report on him that said: “Che is fairly intellectual for a Latino.” And in a further attempt to get a job as a phone-in host on TalkSPORT they added “Unusually for a Latino, he doesn’t submit to their native rhythms.” So it’s possible the CIA reports were being written by a bloke in a pub in Kent. And it went on: “And you’ve got to watch yer Mexicans, wearing them tablecloths and screaming ‘Yrrrrrr yahaha yeehaaah’ and firing guns everywhere. Mind you, I’d still take them over the French.”

It would seem that Che’s most obvious legacy is in Cuba, where the government he helped set up survives, in spite of US blockades, countless farcical assassination attempts on Castro and still being on George Bush’s list of countries sponsoring terrorism. And the regime it replaced was run by gangsters, in which one-third of all public payments went directly to the corrupt President.

But this is where the idolisation of Che becomes a problem. Because for many people this image is part of a Cuba that’s all it claims to be, a socialist beacon of equality and justice that doesn’t fit the reality. Because much of the workforce has no choice but to work for dire wages, many of them servicing foreign companies or tourists, but any attempts to organise trade unions or opposition movements are stamped on.

Within this atmosphere of no dissent, Che is almost treated as a messiah by the Cuban authorities and their supporters, and you can no more suggest he was flawed than you could shout in church during a sermon about Jesus: “I bet he didn’t kiss Judas – he just thought ‘I’ve ballsed this situation right up’.”

I came across a tiny version of this deification of Che, courtesy of a cosy cafe in my area, in which the walls are covered with Che pictures. So one morning I went in for a cup of tea, and was told “GET OUT”, because the owner had heard a radio programme I’d done, which was mildly critical of her hero, and I’ve been banned ever since. The strange thing is I admire her for this, and I’ll be quite disappointed if she ever lets me back in.

The real Che was clearly flawed, because when your plan to overthrow a government ends in a group of 11 hiding in a hill with no support and getting shot, that suggests things haven’t gone entirely to plan. And the Cuba he helped to create is flawed. But his main legacy is to leave behind a symbol of opposition.

And there can never have been a politician less on the make. When some students invited him to speak at their college, offering him a fee, he went berserk, saying he could never accept money for what he saw as part of his duty. Maybe a few years later the same college tried to get Cherie Blair, and she went similarly berserk, screaming “Only 20 grand? Don’t you know who I am?”

So although millions of companies have used his image, it’s always in an attempt to appear on the side of spirit and rebellion. It still signifies something. So it can be worn by millions, including many who probably disagree with most of his ideas, but it’s never been more popular in South America, and you’re unlikely to see it worn by Margaret Beckett or Donald Rumsfeld or Noel Edmonds. And even if Gordon Brown had piercing blue eyes and a Marlon Brando laconic smile, in 40 years no student would put up his poster and say: “His vision for the future, man, it was, well, cool.

* Published: 10 October 2007
* The Independent
* http://comment.independent.co.uk/columnists_m_z/mark_steel/article3043717.ece

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns