Dossier Político: Espía espiado

El senador Manlio Fabio Beltrones siempre se ha caracterizado por la astucia que desarrolla en la actividad política, así que debemos tomar con todas las reservas del caso ese supuesto rompimiento de su alianza con el presidente Felipe Calderón porque fue espiado por el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN).
Beltrones se formó en el mundo de la inteligencia política. Por eso, cualquier lector que consumió esa información pudo haber exclamado: ¡Voooooooyyyyyyy! De cuando acá…
El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, querrá, si somos mal pensados, utilizar esa coyuntura de espía espiado como arma negociadora para sus aspiraciones personales y elevar el precio pactado al apoyo de la reforma petrolera.
La nota reseña: “¡A la fregada!”, fue la decisión tomada por los senadores a los que Beltrones les compartió las evidencias de las tareas de espionaje. Sin detallar aspectos, las fuentes consultadas dijeron esta mañana: “Se metieron fuerte, y mucho con la vida privada”.
Y luego viene un párrafo que se podría calificar como poco lógico: Servidores públicos del Cisen proporcionaron al equipo de Beltrones parte de los informes de Inteligencia que detallan las actividades del priìsta, así como de sus principales colaboradores y asesores, en el Senado y fuera del círculo legislativo.
Esto da a entender que los propios espías le dijeron al espiado: Señor, estamos espiando su vida privada y política. Si Beltrones presionó a Juan Camilo Mouriño para que le entregaran ese reporte, no lo consigna la nota informativa.
Esta labor de espionaje se habría desarrollado en los primeros días de junio pasado y abarcó los preparativos de la boda de Sylvana, la hija del influyente legislador. Aquí sí pudo haber enojo de Beltrones porque se metieron con la familia, aunque al respecto recordamos un simpático episodio registrado entre Beltrones y el periódico El Imparcial. Fue un reportaje gráfico dedicado al Día del Amor. En varias gráficas mostraban a una pareja fotografiada a distancia. Cuando se publicaron en un semanario propiedad de un amigo de Manlio Fabio, se omitieron nombres. Sólo aparecía una leyenda promovida por el poderoso diario: Nada como la libertad.
Manlio Fabio Beltrones Rivera se encuentra hoy en la cima de su carrera política. Muy lejano se observa aquel 1982 cuando fue enviado como diputado federal por Sonora, claro, bajo el padrinazgo de su guía y tutor político, Fernando Gutiérrez Barrios.
En 1983 fue designado secretario del CEN del PRI adjunto a la presidencia. Retornó a Sonora para hacerse cargo del PRI estatal. En 1985 fue designado secretario de Gobierno con Rodolfo Félix Valdés. Manlio tenía entonces 33 años.
Con su llegada al puesto de número dos en el gabinete estatal, se le fueron en bola todos los felixvaldecistas y volvió al PRI nacional, ahora como secretario de Promoción y Gestoría.
Eran los últimos meses de la gestión presidencial de Miguel de la Madrid. Con el destape de Carlos Salinas, Manlio fue enviado como candidato a senador, pero no duró mucho en la curul.
Don Fernando Gutiérrez había sido nombrado secretario de Gobernación y se llevó a Manlio como subsecretario. Fue entonces cuando Beltrones pidió a don Fernando que le ayudara a cumplir su más caro anhelo: Ser candidato a gobernador de Sonora. Para 1991, a los 39 años de edad, Manlio cumplió su deseo.

Para espiar se necesita inteligencia

La labor de inteligencia es en la práctica todo un aparato montado por los gobiernos federal y estatales para hacer acopio de información supuestamente clasificada como de seguridad nacional. Pero la mayor de las veces, casi siempre, personal y equipo son utilizados para vigilar la vida privada y pública de la clase política.
¿Piensa que lo vigilan?
¿Escucha ruidos extraños en su línea telefónica?
Si padece de este marcaje personal en su vida privada, usted es importante para el gobierno. Esto es parte de la inteligencia. En este tipo de tareas el gobierno espía a los enemigos políticos y también a los de casa.
En cierta ocasión, el entonces director del CISEN, Eduardo Medina Mora, dio a entender en una plática con un reportero que en comparación con el equipo mexicano, James Bond, en sus películas, tiene juguetes de principiantes.
Pero aquí en Sonora no hacemos malos quesos: Por allá en los albores de la administración boursista, en círculos cerrados se mencionaba que el gobierno estatal había adquirido dos equipos con capacidad para interceptar 70 mil líneas telefónicas cada uno.
Aunque habría que reconocer que en esto del espionaje los propios funcionarios se encargan de alimentar mitos, tenga usted por seguro que a estas alturas ya están preparando las casas de seguridad para monitorear todo lo que se mueva en el proceso electoral.
Así que los personajes políticos, líderes empresariales y sindicales, el clero, liderazgos ciudadanos, y toda la etcétera que se pueda acumular, a cuidarse. Si usted es espiable, no lo tome a pecho. Es mejor aceptar estas invasiones a la privacidad con un toque de humor. Al fin y al cabo que los asuntos de importancia no se abordan en una plática telefónica.

http://www.dossierpolitico.com/vernoticiasanteriores.php?artid=39162&relacion=&tipo=principal1&cat=11

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns, News, Politics

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s