Monthly Archives: March 2008

Sarah Churchwell: The big issue in America is not race, it’s class

They’re calling it bold, audacious and risky, a political milestone and the most important speech on American race relations since Martin Luther King, Jr. dreamed that his children might be judged by the contents of their character, rather than the colour of their skin. But according to the pundits, the power of Barack Obama’s epochal “race address” will be gauged by “white males, especially working-class males”.

“Will it win over the blue-collar white males who have been trending toward his opponent, or drive them away?” wondered Newsweek. New York Times columnist Maureen Dowd quoted “a top pol” who felt that the controversy over Reverend Wright’s sermon had transformed Obama “in the minds of some working-class and crossover white voters from ‘a Harvard law graduate into a South Side Black Panther'”. It sounds like the set-up to a joke, but it’s all too serious. Question: what is the difference between a Harvard Law grad and a South Side militant? Answer: class.

Everywhere Obama is praised for “telling the truth about race” – but the success of his “race speech” is incessantly measured along class lines, because Obama actually charted a course through the crisscrossing lines of race and class, a complex social web that he described with great delicacy, but never came out and named.

What was most remarkable about this speech to my mind was not that Obama confronted race “head-on” (although that has certainly become uncommon in recent years) but that he repeatedly, and correctly, called race “a distraction,” on both sides of the colour line, from class issues: “Just as black anger often proved counter-productive, so have these white resentments distracted attention from the real culprits of the middle-class squeeze – a corporate culture rife with inside dealing, questionable accounting practices, and short-term greed; a Washington dominated by lobbyists and special interests; economic policies that favour the few over the many. And yet, to wish away the resentments of white Americans, to label them as misguided or even racist, without recognising they are grounded in legitimate concerns – this too widens the racial divide.”

In one sense, Obama’s point couldn’t be clearer: race is a distraction from class-based inequities. And if we dismiss working-class resentment as camouflaged racism, we will continue to be distracted by the spectre of race. So why has no one noticed that the much-vaunted “race speech” is also a class speech? The answer to that is very complicated, but its roots may be traced in large part to what Obama referred to as the nation’s “original sin” of slavery. In order to tell the truth about race in America, we need to tell the truth about slavery: which is that slavery was not racially motivated – it was economically motivated, and justified by means of race.

Race was invented in order to rationalise slavery: if black people are inferior, they deserve enslavement (or so went the logic). Racism is an effect of slavery, not the other way around. Once slavery was abolished, not only did racism not disappear, neither did the economic system it upheld. Slavery was simply replaced by a new feudal system known as sharecropping, which Jim Crow helped sustain. The legacy of slavery comes from the sustained political, legal and economic effort to link permanently an entire group of people to poverty – and to mystify that systematic disenfranchisement by making up something called race, which could serve as a distraction.

Black people in America remain, to a large extent, an underclass. But they are not co-extensive with the underclass. There are rich, powerful black people (take a bow, Condoleezza). And we have a significant white underclass, too, one which has been given different names, in different colours – white trash, rednecks, blue-collar. What they all share is the experience of economic deprivation, which is why 10 years ago Toni Morrison could call Bill Clinton “the first black president,” because, she said, he showed all the signs: “single-parent household, born poor, working-class, saxophone-playing, McDonald’s-and-junk-food-loving boy from Arkansas”. The only sign he doesn’t show is colour: because race in America is overwhelmingly defined by economic conditions.

To be absolutely clear: I am not saying that race per se doesn’t exist, or isn’t a problem in America. On the contrary. But we will never solve the problem of race in America until we do exactly what Obama suggests: see it for the distraction it is. It was invented to deflect attention away from economic, legal and political inequalities. And the longer that the Democrats ponder the complexities of identity politics, the more distracted they will become from the issues that are actually driving voters – including their utter disillusionment with the current administration and its catastrophic policies.

Democrats need to keep their eyes on the prize – beating McCain in November. The irony is that Obama’s speech urging us not to be distracted by race has so far had quite the opposite effect. Obama now needs to confront with equal candour the lesson we were taught by that “first black president”: it’s the economy, stupid.

* The Independent
* http://www.independent.co.uk/opinion/commentators/sarah-churchwell-the-big-issue-in-america-is-not-race-its-class-800223.html
* Sarah Churchwell is a senior lecturer in American literature and culture at the University of East Anglia

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns, Politics

Robert Fisk: Silenced by the men in white socks

Shut them up. Accuse them. Imprison them. Stop them talking. Why is it that this seems to have become a symbol of the Arab – or Muslim – world? Yes I know about our Western reputation for free speech; from the Roman Empire to the Spanish inquisition, from Henry VIII to Robespierre, from Mussolini and Stalin to Hitler, even – on a pitiable scale – to Mr Anthony Blair. But it’s getting hard to avoid the Middle East.

When Egyptian women cry “Enough!”, they are sexually abused by Mubarak’s cops. When Algerians demand to know which policemen killed their relatives, they are arrested for ignoring the regime’s amnesty. When Benazir Bhutto is murdered in Rawalpindi, a cloak of silence falls over the world’s imams. Pontificating about the assassination in Pakistan, Shaikh es-Sayed, who runs one of Canada’s biggest mosques, expressed his condolences to “families of beloved brothers and sisters who died in the incident [sic]”. Asked why he didn’t mention Bhutto’s name, he replied: “Why? This is not a political arena. This is about religion. That’s politics.” Well, it certainly is in Syria. George Bush – along with M. Sarkozy – has been berating Damascus for its lack of democracy and its human rights abuses and its supposed desire to gobble up Lebanon and “Palestine” and even Cyprus. But I always feel that Syria had a raw deal these past 90 years.

First came the one-armed General Henri Gouraud, who tore Lebanon off from Syria in 1920 and gave it to the pro-French Christians. Then Paris handed the Syrian coastal city of Alexandretta to the Turks in 1939 – sending survivors of the 1915 Armenian genocide into exile for a second time – in the hope that Turkey would join the Allies against Hitler. (The Turks obliged – in 1945!) Then in the Six Day War, Syria lost the Golan Heights – subsequently annexed by Israel. Far from being expansionist, Syria seems to get robbed of land every two decades.

On the death of Hafez al-Assad in 2000 – it’s extraordinary how, like Sharon now that he is comatose, we come to like these old rogues once they’ve departed – we were told there was to be a “Damascus Spring”. I always thought this a bit dodgy. I’d experienced the Lebanon Spring and read about the Ukraine Spring and I’m old enough to remember the Prague Spring, which ended in tears and tanks. And sure enough, the Damascus Spring presaged no golden summer for Syria.

Instead, we’ve gone back to the midnight knock and the clanging of the cell door. Why – oh why – must this be so? Why did the Syrian secret police have to arrest Dr Ahmed Thoma, Dr Yasser el-Aiti, Jabr al-Shufi, Fayez Sara, Ali al-Abdulla and Rashed Sattouf in December, only days after they – along with 163 other brave Syrians – had attended a meeting of the Damascus Declaration for Democratic Change? The delegates had elected Dr Fida al-Hurani head of their organisation. She, too, was arrested, and her husband, Dr Gazi Alayan, a Palestinian who had lived in Syria for 18 years, deported to Jordan.

The net spread wider, as they say in police reports. The renowned Syrian artist Talal Abu Dana was arrested up in Aleppo, his studio trashed and his paintings destroyed. Then on 18 February, Kamel al-Moyel from the lovely hill town of Zabadani, on the steam train route from Damascus, was picked up by the boys in white socks. A point of explanation here. Almost all Middle East Moukhabarat men – perhaps because a clothing emporium has won a concession for the region’s secret policemen – wear white socks. The only ones who don’t are the Israeli variety, who wear old baseball hats.

Needless to say, the Syrian prisoners were not ignored by their regime. A certain Dr Shuabi, who runs a certain Data and Strategic Studies Centre in Damascus, appeared on al-Jazeera to denounce the detainees for “dealing with foreign powers”. Dr al-Hurani suffered from angina and was briefly sent to hospital before being returned to the Duma jail. But when the prisoners were at last brought to the Palace of Justice, Ali al-Abdulla appeared to have bruises on his body. Judge Mohamed al-Saa’our – the third investigative judge in Damascus, appointed by the ministry of interior – presided over the case at which the detainees were accused of “spreading false information”, forming a secret organisation to overthrow the regime, and for inciting “sectarian and racist tendencies”. The hearing, as they say, continues.

But why? Well, back on 4 December, George Bush met at the White House – the rendezvous was initially kept secret – the former Syrian MP Mamoun al-Homsi (who currently lives, dangerously perhaps, in Beirut) with Amar Abdulhamid, a member of a think thank run by a former Israeli lobbyist, and Djengizkhan Hasso, a Kurdish opposition activist. Nine days later, an official “source” leaked the meeting to the press. Which is about the time the Syrian Moukhabarat decided to pounce. So whose idea was the meeting? Was it, perhaps, supposed – once it became public – to provoke the Syrian cops into action?

The Damascus newspaper Tichrine – the Syrian equivalent of Private Eye’s Rev Blair newsletter – demanded to know why Washington was showing such concern for human rights in Syria. Was not the American-supported blockade of one and a half million Gaza Palestinians a violation of the rights of man? Had not the Arabs seen all too clearly Washington’s concern for the rights of man in Abu Ghraib and Guanatanamo? All true. But why on earth feed America’s propaganda machine (Syria as the centre of Hamas/ Hiz-bollah/Islamic Jihad terror, etc) with weekly arrests of middle-aged academics and even, it transpires, the vice-dean of the Islamic studies faculty at Damascus University?

Of course, you won’t find Israel or the United States engaged in this kind of thing. Absolutely not. Why, just two months ago, the Canadian foreign minister, Maxime Bernier, discovered that a confidential document sent to Canadian diplomats included a list of countries in which prisoners risked being tortured – and the names of America and Israel were on the list! Merde! Fortunately for us all, M. Bernier knew how to deal with such pernicious lies. The document, he announced, “wrongly includes some of our closest allies. It doesn’t represent the opinion or the policy of the (Canadian) government”. Even though, of course, the list is correct.

But M. Bernier managed to avoid and close down the truth, just as Mr Mubarak does in Cairo and President Bouteflika does in Algiers and just as the good Shaikh es-Sayed did in Toronto. Syria, according to Haitham al-Maleh, a former Syrian judge, claims there are now almost 3,000 political prisoners in Syria. But how many, I wonder, are there in Algeria? Or in Egypt? Or in the hands – secret or otherwise – of the United States? Shut them up. Lock them up. Silence.

* La Jornada
* http://www.independent.co.uk/news/fisk/robert-fisk-silenced-by-the-men-in-white-socks-796359.html

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns, Human Rights, Religion, Resistance

Bilhá Calderón: Una Puerta

Se cierra la puerta
lenta, despacio
con las últimas voces.
Una pérdida irreparable
de palabras no dichas.
Entre líneas
se descubren las despedidas
tiradas y mudas
reveladas, confesadas.
Se cierra sin memoria
el gesto y el momento
de puerta que se desliza
por la mano, se aleja
del llanto. Inequívoco sueño
que la traspasa y se atraviesa.

© Bilhá Calderón
Bilhá Calderón. Cuetzalan 2007

Leave a comment

Filed under Blogroll, Literature, Photography, Poetry

Patrick Cockburn: This is the war that started with lies, and continues with lie after lie after lie

It has been a war of lies from the start. All governments lie in wartime but American and British propaganda in Iraq over the past five years has been more untruthful than in any conflict since the First World War.

The outcome has been an official picture of Iraq akin to fantasy and an inability to learn from mistakes because of a refusal to admit that any occurred. Yet the war began with just such a mistake. Five years ago, on the evening of 19 March 2003, President George Bush appeared on American television to say that military action had started against Iraq.

This was a veiled reference to an attempt to kill Saddam Hussein by dropping four 2,000lb bombs and firing 40 cruise missiles at a place called al-Dura farm in south Baghdad, where the Iraqi leader was supposedly hiding in a bunker. There was no bunker. The only casualties were one civilian killed and 14 wounded, including nine women and a child.

On 7 April, the US Ai r Force dropped four more massive bombs on a house where Saddam was said to have been sighted in Baghdad. “I think we did get Saddam Hussein,” said the US Vice President, Dick Cheney. “He was seen being dug out of the rubble and wasn’t able to breathe.”

Saddam was unharmed, probably because he had never been there, but 18 Iraqi civilians were dead. One US military leader defended the attacks, claiming they showed “US resolve and capabilities”.

Mr Cheney was back in Baghdad this week, five years later almost to the day, to announce that there has been “phenomenal” improvements in Iraqi security. Within hours, a woman suicide bomber blew herself up in the Shia holy city of Kerbala, killing at least 40 and wounding 50 people. Often it is difficult to know where the self-deception ends and the deliberate mendacity begins.

The most notorious lie of all was that Iraq possessed weapons of mass destruction. But critics of the war may have focused too much on WMD and not enough on later distortions.

The event which has done most to shape the present Iraqi political landscape was the savage civil war between Sunni and Shia in Baghdad and central Iraq in 2006-07 when 3,000 civilians a month were being butchered and which was won by the Shia.

The White House and Downing Street blithely denied a civil war was happening – and forced Iraq politicians who said so to recant – to pretend the crisis was less serious than it was.

More often, the lies have been small, designed to make a propaganda point for a day even if they are exposed as untrue a few weeks later. One example of this to shows in detail how propaganda distorts day-to-day reporting in Iraq, but, if the propagandist knows his job, is very difficult to disprove.

On 1 February this year, two suicide bombers, said to be female, blew themselves up in two pet markets in predominantly Shia areas of Baghdad, al Ghazil and al-Jadida, and killed 99 people. Iraqi government officials immediately said the bombers had the chromosonal disorder Down’s syndrome, which they could tell this from looking at the severed heads of the bombers. Sadly, horrific bombings in Iraq are so common that they no longer generate much media interest abroad. It was the Down’s syndrome angle which made the story front-page news. It showed al-Qa’ida in Iraq was even more inhumanly evil than one had supposed (if that were possible) and it meant, so Iraqi officials said, that al-Qa’ida was running out of volunteers.

The Times splashed on it under the headline, “Down’s syndrome bombers kill 91”. The story stated firmly that “explosives strapped to two women with Down’s syndrome were detonated by remote control in crowded pet markets”. Other papers, including The Independent, felt the story had a highly suspicious smell to it. How much could really be told about the mental condition of a woman from a human head shattered by a powerful bomb? Reliable eyewitnesses in suicide bombings are difficult to find because anybody standing close to the bomber is likely to be dead or in hospital.

The US military later supported the Iraqi claim that the bombers had Down’s syndrome. On 10 February, they arrested Dr Sahi Aboub, the acting director of the al Rashad mental hospital in east Baghdad, alleging that he had provided mental patients for use by al-Qa’ida. The Iraqi Interior Ministry started rounding up beggars and mentally disturbed people on the grounds that they might be potential bombers.

But on 21 February, an American military spokes-man said there was no evidence the bombers had Down’s. Adel Mohsin, a senior official at the Health Ministry in Baghdad, poured scorn on the idea that Dr Aboub could have done business with the Sunni fanatics of al-Qa’ida because he was a Shia and had only been in the job a few weeks.

A second doctor, who did not want to give his name, pointed out that al Rashad hospital is run by the fundamentalist Shia Mehdi Army and asked: “How would it be possible for al-Qa’ida to get in there?”

Few people in Baghdad now care about the exact circumstances of the bird market bombings apart from Dr Aboub, who is still in jail, and the mentally disturbed beggars who were incarcerated. Unfortunately, it is all too clear that al-Qa’ida is not running out of suicide bombers. But it is pieces of propaganda such as this small example, often swallowed whole by the media and a thousand times repeated, which cumulatively mask the terrible reality of Iraq.

* The Independent
* http://www.independent.co.uk/opinion/commentators/patrick-cockburn-this-is-the-war-that-started-with-lies-and-continues-with-lie-after-lie-after-lie-797788.html

2 Comments

Filed under Blogroll, Columns, Human Rights, Politics, Projects, Resistance

Carlos Monsiváis: De la burocracia como utopía

Sólo en un sentido la derecha en México (política, social, cultural) no miente: así quisiera, no podría ocultar su identidad, su catálogo de prohibiciones como estímulos incesantes, su odio a las libertades femeninas, su desprecio por las minorías (indígenas, miembros de otras religiones, gays, lesbianas), su autoritarismo, su intolerancia. Así la derecha política necesite de modelos ideológicos “más presentables” en épocas electorales, en el momento de las decisiones no vacila porque está al tanto: si deja sus intransigencias y prejuicios se despuebla, extravía su identidad.

La izquierda, en cambio, es un concepto y una realidad más huidizos, poblados de contradicciones y de alternativas multiplicadas a diario. Las corrientes ideológicas se entrecruzan, se oponen, se ignoran; los procesos electorales consumen las energías al punto de aplazar o, ya en forma, oscurecer las causas fundacionales, la primera de ellas la lucha contra la desigualdad. La izquierda cultural y la izquierda social mantienen en lo básico su congruencia, constituyen el gran público cultural, se informan de modo sistemático (la categoría de News Freaks, de adictos a la información, casi está diseñada para le gente de izquierda), siguen razonadamente las polémicas, participan en la defensa de los derechos humanos (una causa que a la derecha no le interesa o incluso le incomoda), tienen un criterio internacionalista que no se concentra en el Estado Vaticano. Sin embargo, a la izquierda política en última y primera instancia, y salvo las excepciones en las bases y en una parte mínima de la dirigencia, la definen las ambiciones burocráticas.

* * *

Tómese, por inevitable, el caso del Partido de la Revolución Democrática (PRD), cuyas elecciones recientes le interesan tanto al “Ballet Folclórico del Estado de Derecho” y a los coleccionistas de las últimas palabras, rigurosamente las últimas, de Andrés Manuel López Obrador. El PRD, el partido que aparece queriendo organizar el movimiento alrededor de Cuauhtémoc Cárdenas en 1988 y 1989, atrae a los radicalizados por el neocardenismo y el gran fraude, a los náufragos del marxismo huérfano, a “las viudas de la Revolución” proletaria, a los nacionalistas revolucionarios, a los ex guerrilleros, a la burocracia del Partido Comunista, a los masones que sobrevivieron al priísmo, a los obreros, a los campesinos inconformes, a los jóvenes profesionistas (de la UNAM sobre todo, y de Economía y Ciencias Políticas en particular), a los organizadores de colonias populares, a los defensores de derechos humanos, a los ecologistas, a un puñado de gays y lesbianas.

* * *

También, y de manera inevitable, la emergencia del PRD atrae dirigentes (digo, es un decir) de grupitos tan desprestigiados como el Partido Socialista de los Trabajadores (PST), al que su líder, Rafael Aguilar Talamantes, conduce a la devastación en tiempo brevísimo, o como los residuos de movimientos regionales. Estos burócratas, que lo son desde el principio, antes de adquirir responsabilidad alguna, no se inmutan si nadie los conoce, su “fama” (es otro decir) les vendrá de su matrimonio con el presídium. “¿Quién es el que está allí?/ Déjame ver”.

Muy pronto se aclaran las habilidades de los burócratas: su rechazo de la fatiga, (nadie como ellos para quedarse hasta el final de las reuniones y asambleas); su astucia al filtrarse entre las hendiduras de la vida partidaria (son extraordinarios en materia de ampliación de resquicios); su persistencia en las visitas a las regiones donde se hacen de clientelas, amigos, socios; su desdén por el debate ideológico, alguna vez se dijeron marxistas y luego, sin problema, se llaman a sí mismos “democráticos” (No sean autoritarios, no les pidan que definan algo). A fin de cuentas, y esto vale para todos salvo unos cuantos estudiosos, la doctrina marxista nunca cuajó por así decirlo en el país, se leían algunos libros, se dejaba de asistir a círculos de estados y, en rigor, nada más se tomaba en cuenta la experiencia de los viajes.

Allá van, a Cuba, Nicaragua, los países del socialismo real todavía en la década de 1980. Los viajes ideologizan, y por eso, en La Habana, un grupo de legisladores del PRD aplaude largamente al comandante Fidel Castro cuando éste, es un breve discurso de dos horas, alaba las ventajas del partido único y del control de los medios informativos. Cuba es una isla; México debería serlo.

* * *

Los burócratas del PRD no se oponen a las figuras fuertes, Cuauhtémoc Cárdenas primero y luego, inesperadamente, Andrés Manuel López Obrador. Se oficia la división de labores: a los líderes les toca darle visibilidad a la causa, a un sector de los funcionarios de partido les corresponde la atención a las clientelas y la burocracia de aguas profundas se encomienda a sí misma la repartición de los puestos, las senadurías, las diputaciones, las delegaciones del DF, las secretarías del PRD, en fin, la mayoría de los dieciséis mil empleos que el partido congrega y reparte. Estas atribuciones consumen el-tiempo-a-la-disposición y mientras —generalizo para no correr el riesgo de equivocarme— los burócratas no leen (revistas y periódicos sí), no asumen a fondo causa alguna, no examinan críticamente el régimen de Fidel Castro, no extraen lecciones del destino del socialismo real, no analizan la situación internacional (estar contra el delirio belicista de George Bush no es saberlo todo), carecen de cultura jurídica (no la del Talmud de la legislación que les importa, la del IFE en primer término).

¿Qué más? Bueno, adelgazan su ideología hasta que sólo consiste en grandes vocablos: Democracia, Negociación, Libertades, Socialdemocracia, Izquierda Moderna.

Lo de menos es si alguien los toma en serio o les cree. Esto deja de ocurrir tratándose de las causas, pero sí persiste en materia de fuerzas contundentes. Un término, El Aparato va explicándole todo: quien controla El Aparato se adueña de la agenda del PRD, aguarda el fin de las luchas electorales para encargarse de la repartición de lo que sólo muy parcialmente ayudó a conseguir y hostiliza a quienes pretenden liberar el partido, así sea en lo mínimo, del tributo a la burocracia, de la tarea de la distribución concentrada de lo que se tiene, poco o mucho, pero nada más de nosotros, los de la burocracia de aguas profundas.

* El Universal
* http://www.eluniversal.com.mx/editoriales/40093.html

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns, Essay, Politics, Projects

Guillermo Almeyra: El camino y la meta

Por supuesto, al emprender un camino la meta en parte está implícita ya que, al menos, el caminante conoce el rumbo general que desea seguir. Lo que quiero decir, por consiguiente, es simplemente que el pragmatismo, la indefinición y la brumosidad teórica, el “caminemos y después veamos” sin tener una meta clara y definida, no sólo pueden hacer que el camino sea mucho más tortuoso y accidentado y muchísimo más largo, sino que también hacen correr el riesgo de que el mismo se pierda en algún pantanal histórico. En efecto, el pasado nos enseña que muchos de los primeros fascistas italianos deseaban acabar con el capitalismo y terminaron integrando el régimen corporativo del Duce, y que los obreros peronistas, objetivamente revolucionarios y que creían “combatir al capital”, acabaron siguiendo una dirección que fue el principal sostén del conservadurismo en Argentina. Por eso es importante una meta definida, clara para todos.

En el proceso bolivariano en Venezuela, por ejemplo, se da como objetivo final el socialismo (sin definir mucho qué quiere significar ese concepto, en qué se diferencia de los llamados socialismos anteriores o contemporáneos y con cuáles herramientas sociales habría que “construirlo”, noción que indica un constructor que tiene ya los planos del futuro y la técnica para hacerlo posible, y que debe, sin embargo, realizar aún un proceso político relativamente largo con los tampoco definidos peones de la obra).

Pero ¿cuál es, en cambio, la meta de los movimientos sociales bolivianos? ¿Edificar un nuevo modelo socioeconómico, el llamado capitalismo andino, mezclando las comunidades y los ayllus y markas con las pymes nacionales, cuando a lo que asistimos es a una aguda lucha de clases disfrazada de lucha étnica que libran la vieja Rosca y la oligarquía terrateniente unida a las trasnacionales y al capital financiero internacional, por una parte, y los campesinos, las comunidades indígenas, los pobres rurales sin tierra, los artesanos, los obreros, las clases medias pobres, indígenas y mestizas, por la otra?

En el enfrentamiento boliviano se mezclan la revolución descolonizadora (por la igualdad étnica y cultural de todos los pueblos), la revolución democrática (por la reconstrucción del Estado nacional criollo, reorganizando sus bases culturales y étnicas y el territorio político de Bolivia) y una revolución social rampante que enfrenta la contrarrevolución capitalista, esclavista, racista apoyada por el capital internacional y por el imperialismo. Por lo tanto, están por conquistar objetivos democráticos propios del capitalismo (construir un mercado interno, asegurar un Estado de derecho, imponer una redistribución equitativa de la riqueza nacional, hacer una revolución agraria que dé tierras a los sin tierra y medios de vida a los sin trabajo, destruir el racismo). Pero los mismos sólo podrán ser alcanzados si se aplasta, con los movimientos sociales, a las fuerzas de la reacción y se impone un regionalismo sí, pero que esté basado en las autonomías comunitarias y municipales confederadas nacionalmente para realizar un plan común de desarrollo humano y económico. O sea, si se deja atrás el marco del capitalismo, que no es un objetivo a alcanzar sino algo que hay que superar. En vez de capitalismo andino se debería, pues, pensar en un socialismo andino que recupere los elementos de cultura y de organización no capitalistas y haga hincapié en el papel autónomo y descentralizado de los movimientos sociales, en su dependencia de las asambleas, en su no dependencia de las instituciones y partidos y en su funcionamiento no como informe multitud sino como partido sui generis, multiforme y disciplinado desde abajo, desde las bases.

¿Qué meta tiene también el movimiento social en México? ¿Aplicar un programa nacionalista y democrático que el nacionalismo revolucionario del Estado nacido de la Revolución de 1910 no supo hacer triunfar? ¿O partir de la defensa de la separación entre la Iglesia y el Estado, de la defensa de los derechos constitucionales pisoteados, de la defensa intransigente de Pemex, la electricidad, la enseñanza pública, las libertades individuales para derrotar la alianza entre los terratenientes y el gran capital nacional y extranjero e imponer un gobierno democrático, popular, orientado hacia el socialismo y basado sobre las movilizaciones populares? ¿Y qué deben esperar los asalariados argentinos? ¿La acción paternalista del aparato estatal, la utópica solución desde arriba de todos los problemas sociales, económicos, ambientales, culturales? ¿La sumisión a los planes del capital internacional y a las leyes del mercado oponiéndoles algunas movilizaciones para moderarlos o frenarlos? ¿No es posible acaso construir un frente –ni kirchnerista ni gorila antikirchnerista– sobre la base de un plan antimperialista, obrero, con orientación democrática y socialista y con independencia del Estado capitalista? ¿No es posible que ese frente apoye las medidas gubernamentales que favorecen la independencia nacional y el desarrollo del mercado interno y, al mismo tiempo, tome distancias del decisionismo verticalista y de la corrupción que imperan en el aparato estatal, asumiendo, entre otras, la misión de enseñar democracia y elementos de socialismo a amplios sectores de los trabajadores? ¿No es posible pensar más allá de lo inmediato, construir conscientemente, en la medida de lo posible, el futuro no capitalista de nuestros pueblos, llámese éste socialista o como quiera llamarse?

* La Jornada
* http://www.jornada.unam.mx/2008/03/23/index.php?section=politica&article=016a1pol

Leave a comment

Filed under Blogroll, economy, Essay, Politics

Arnaldo Córdova: ¿Derecha progresista, izquierda retrógrada?

El oscurantismo es, entre otras cosas, el engaño sistemático en la interpretación de lo que piensan o proponen los contrarios y se presenta como lo opuesto de lo que ellos son o sugieren. Hoy la moda es, de nuevo, exhibir a la izquierda mexicana como retrógrada y a la derecha como la más progresista, la que quiere el bien del país y su desarrollo, como dice Juan Camilo Mouriño.

Hace dos semanas, Enrique Krauze publicó un artículo en el que desliza la siguiente tesis: los conservadores del siglo XIX mexicano eran proteccionistas; los liberales estaban por la libertad de comercio y la apertura al extranjero; luego los revolucionarios se hicieron proteccionistas y, hoy, la izquierda, de nuevo, se presenta como proteccionista. Recuerdo que, en los años cincuenta y sesenta, nuestros grandes historiadores llegaron a sugerir que, muchas veces, los conservadores tenían propuestas más avanzadas que los liberales en materia de desarrollo económico.

Sin afirmarlo, pero sugiriéndolo, Krauze siente que su derecha “liberal” es heredera de los liberales mexicanos del siglo XIX. No nos ha dicho qué piensa del voto particular de Ponciano Arriaga en el Constituyente de 1856-1857, sobre la cuestión de la tierra, que hizo que don Jesús Reyes Heroles (el grande) bautizara aquel movimiento de ideas como liberalismo social.

Krauze y Mouriño se ostentan como progresistas. Pero, ¿en qué consiste su progresismo? Piensan como los ideólogos del porfirismo: puesto que en México no hay suficiente capital, hay que traerlo de afuera. Los retrógrados revolucionarios mexicanos pensaban lo mismo, sólo que eso, según ellos, se debía hacer bajo reglas que evitaran se pusiera en peligro la soberanía de la nación. Para Krauze y Mouriño, como para sus congéneres del pasado, hay que traerlo y ya, sin restricciones estúpidas que lo puedan asustar, porque, entonces, volaría el pájaro.

Nunca hablan de las reglas y condiciones que se deben plantear a la iniciativa privada para que explote nuestras riquezas nacionales ni, mucho menos, se refieren a exigencias puramente técnicas que es indispensable pensar con cordura y con sentido común. Adrián Lajous nos entregó, hace dos sábados, un excelente ensayo sobre el petróleo en el que, sin adoptar posición ideológica ninguna, sólo nos ilustra sobre el hecho, técnicamente fundado, de que explorar, por ahora, en aguas muy profundas requiere de medios que no existen y, luego, iniciar su explotación, igualmente sin esos medios, sería una locura. Adrián se pregunta qué empresa privada (nacional o extranjera) se echaría el compromiso de llevar a cabo esas tareas haciéndose cargo de los riesgos que ello comporta.

Para nuestros derechistas mexicanos, López Obrador y la izquierda mexicana son retrógrados sólo porque defienden los principios constitucionales en los que se inscribe el deber de defender la soberanía de la nación, pero nos dicen que no quieren reformar la Constitución (sólo quieren anularla mediante leyes secundarias que violan su letra y su espíritu). Es típico de la derecha reaccionaria y pro imperialista nunca hablar de soberanía nacional. Ese no es su tema. Su tema es más bien el entreguismo sin barreras de los bienes comunes de los mexicanos a la iniciativa privada y, si ésta es extranjera y, en especial, española y franquista, cándidamente nos preguntan, “pero, ¿eso qué tiene de malo?” Una cuestión que tampoco la izquierda ha sido muy apta para rebatir.

Para esos derechistas no tiene ningún significado el que casi toda la banca privada esté en manos de extranjeros, ni les inquieta mínimamente el volumen de sus ganancias colosales con las que nos están sangrando. El grupo City Corp tiene en Banamex su única sucursal productiva en el mundo y los españoles ganan más con su banca aquí que en España. No les importa que todas las ramas importantes de nuestra economía estén en manos de compañías extranjeras. Hace tiempo nos pusieron de ejemplo a Corea del Sur. Ahora el gran ejemplo es Brasil. Deberían referirse a lo que esos países hicieron y hacen para preservar su independencia.

Es de reiterarse que la izquierda no está pidiendo, nunca lo ha pedido, que se expropie a ningún privado, aunque a algunos de ellos, como las grandes compañías de telecomunicaciones, se les podría hacer eso con la mano en la cintura si se respetaran y se aplicaran los principios constitucionales que, entre otras cosas, prohíben los monopolios. Pero, además, ¿cuándo, los derechistas nos han tratado con seriedad el problema de la pobreza? Como lo postulaban sus antecesores porfirianos, eso ya se verá después. Con el resultado de que ya no hay en su ideario una propiedad responsable de su función social, como lo marcan nuestra Carta Magna, su legislación civil y lo sostuvieron, muy firmemente, los principios de doctrina del PAN de 1939.

Frente a esta derecha depredadora, franquista y pro yanqui, sólo la izquierda se opone. Ella está haciendo conciencia en el pueblo empobrecido para que luche por su nación y contra los ladrones que la están saqueando. Habría que imaginar un México de hoy sin esa izquierda y sin su líder, tan sólo con el PAN y con el PRI en el poder. Eso es lo que éstos sueñan. Para la derecha, su máxima es el saqueo indiscriminado de todo el que se deje; para la izquierda, se trata de defender del saqueo lo que es nuestro, de enfrentar a sus enemigos (porque son eso) y poner en claro que aquí hay una fuerza que está empeñada en impedirlo.

6 Comments

Filed under Blogroll, Columns, Politics, Projects

Ilán Semo: Semántica de la seguridad

Ya es un lugar común afirmar que en el mundo de hoy la única certeza es que no hay ninguna certeza. Cada vez que creemos haber fijado un fin o un objetivo (por más sensato y minimalista que sea), encontramos a la vuelta de la esquina que las condiciones que legitimaban ese objetivo han cambiado o mutado a tal grado que el contenido de ese fin ha perdido sentido. Hoy se habla del embargo y la carga que habremos de heredar a las próximas generaciones, pero en la vida cotidiana lo que importa en realidad es la radical imposibilidad de entrever o prever lo que sucederá a corto y mediano plazos con aquellos que más queremos. De antemano sabemos que la base sobre la que descansan nuestras expectativas es removible o inestable, como lo son nuestros lugares de trabajo y las empresas o instituciones que los proporcionan, la confianza que nos ofrecen y la certidumbre que se deriva de ella. Los cambios suceden con tal velocidad que una especialización profesional puede haber desaparecido antes de concluir los estudios que llevan a ella. Para una parte muy significativa y sustancial de los mexicanos de la próxima generación, acaso los más emprendedores, los que habrán de emigrar, el único futuro predecible es que no tendrán ningún futuro en el país. No es que la vida se haya vuelto más incierta –siempre lo fue–, así la percibimos y la definimos hoy. Y no hay que olvidar que vemos a través de las palabras.

En el orden de lo público ha ocurrido un giro parecido o paralelo. No hace mucho tiempo, el concepto de “lo público” estaba asociado al lugar, real y metafórico, donde la individualidad devenía en algún tipo de comunidad. La escuela, la calle, la plaza pública eran los sitios en que el individuo se encontraba (y rencontraba), físicamente, por decirlo de alguna manera, con algo que le era trascendente: su sociedad. Hoy “lo público” se ha convertido en una suerte de terra incognita asediada por las promesas de la incertidumbre. Muchas cosas suceden en las calles, menos la probabilidad de transitar placentera y seguramente por ellas. La criminalización de las protestas sociales ha teñido con un estigma los lugares donde la palabra devenía pública. Movilizarse para recrearse ha traído consigo una subfábrica de lo sórdido. Digamos que hoy “lo público” puede llegar a asediar al individuo a la manera de (y usando las palabras de Bauman) una caja de Pandora.

No es casual que la demanda de seguridad sea actualmente lo que los medios llaman “el reclamo principal de la sociedad”. No se trata de una demanda propia de la particular condición mexicana; se le puede encontrar en el ranking más alto de las exigencias en París, Yakarta o Tokio.

Si la vida en todos sus pisos (el personal, el profesional, el público) está definida grosso modo por los rangos de su incertidumbre (es decir, por la proximidad del riesgo y el consiguiente temor), es bastante lógico o explicable que todo Estado, guiado por sus instintos, busque fraguar una parte de su consenso en (y con) la utopía de la seguridad. “Seguridad” es un término que, en política, simplemente vende. ¿Qué es exactamente lo que vende?, eso es otro problema. Y acaso el problema reside, al menos en el orden simbólico y semántico, en descifrar de qué se habla cuando se habla de seguridad.

Una manera de hacerlo es a través de la invención de un poderoso enemigo externo, el terrorismo, por ejemplo. Desde 1991, es decir, desde la primera Guerra del Golfo, las dos administraciones republicanas que han gobernado la Casa Blanca (Bush I y Bush II) han fundado el centro de su política en una retórica (y una práctica) de la seguridad contra el terrorismo. Para ello fincaron el centro de su gestión en una gestión del miedo, es decir, del estado de excepción. El gobierno de Clinton, que sobrevivió ocho años, logró desplazar el término de seguridad hacia el concepto de seguridad social. Es decir, basó su consenso en la gestión de la sociedad y de las expectativas individuales. La diferencia entre ambas épocas es abrumadora.

Otra manera de hacerlo es, como en México, desmarginalizar a lo patológico, que ha sido el efecto de transformar al combate contra el narcotráfico en la tarea número uno del Estado. Suplantar un asunto policiaco –perseguir a quienes están fuera de la ley– con un estado de guerra –eliminar o liquidar a un enemigo– trajo consigo un peculiar emplazamiento de la gestión del Estado: en su centro se coloca no la gestión de las expectativas sino la del miedo. La sociedad se paraliza y se despolitiza.

* La Jornada
* http://www.jornada.unam.mx/2008/03/22/index.php?section=opinion&article=016a1pol

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns, Essay, Projects

Gustavo Iruegas: Los internacionalistas no piden permiso

Verónica, Soren, Juan y Fernando murieron en el ataque aéreo del primero de marzo al campamento del comandante Raúl Reyes en la provincia ecuatoriana de Sucumbios. Lucía sobrevivió. Mexicanos los cinco.

Los cinco jóvenes estaban inscritos en la universidad; pero no, la universidad no los envió. Ni la República, ni sus padres. Tomaron una decisión propia y personalísima; aun si el propósito de su viaje fue hacer estudios e investigaciones sociales, el interés era personal. Se estaban acercando al más decantado ejercicio revolucionario, el internacionalista. Es posible que se tratara de sus primeros contactos. Pero no eran combatientes, no estaban en un campo de batalla ni tampoco en un país en guerra. No es extraño estar presente en un campamento guerrillero y no ser un combatiente. El de Régis Debray en el campamento del Che Guevara es un caso muy conocido. Se puede incluso ser parte de un grupo revolucionario sin ser combatiente, como lo han sido muchos sacerdotes.

No es ésta la ocasión de hablar de los internacionalistas consagrados en la historia. Es momento para recordar a los anónimos, a los que hicieron el sacrificio de su vida y los que, habiendo sobrevivido, la pusieron en el mismo riesgo en aras de la solidaridad internacional que los revolucionarios practican.

El 26 de julio de 1936, nueve cadetes del H. Colegio Militar aprovecharon la ceremonia de entrega de espadines a los cadetes de nuevo ingreso para salir a hacer trámites de pasaportes y otra documentación necesaria para viajar a España, donde se incorporarían a la defensa de la República Española. Los cadetes “… suponían que no sería mal visto por el gobierno de México que lucharan al lado de un país amigo que estaba peleando por los mismos principios que habían sido la causa de tanto derramamiento de sangre en la República [Mexicana]; máxime cuando veían claramente que el propio gobierno mexicano, desinteresada y abiertamente, ayudaba a la República Española. Allí estaba su constante lucha diplomática contra algunos países representados en Ginebra, para que se ayudara a España y se parase en seco la intervención fascista. Ello garantizaba plenamente cualquier movimiento a favor de la República” *. Las tribulaciones del grupo no fueron pocas. Cuando estaban en la estación de Buenavista abordando el tren que los llevaría a Veracruz se apareció un grupo de oficiales del Colegio Militar acompañados de la madre de uno de los cadetes. Cinco fueron regresados al plantel. Los otros cuatro lograron esconderse en el tren y continuar su viaje al puerto y abordar un barco… en el que fueron detenidos y regresados a México. Su castigo fue abrumador. Los nueve fueron expulsados “con cajas destempladas” del Colegio Miliar; entre sonidos de cornetas desafinadas y el redoblar de tambores flojos, todo frente a sus compañeros que les daban la espalda al verlos pasar. El escándalo en la prensa nacional fue mayúsculo. Cinco de ellos llegaron a España. Sólo uno, Roberto Vega González, sobrevivió a la guerra; alcanzó el grado de mayor del Ejército Republicano Español.

Araceli Pérez Darias, estudiante de la Universidad Iberoamericana, fue a pelear al lado de los sandinistas. En 1979, junto al resto de la jefatura del Frente Interno, del cual formaba parte, cayó prisionera en la ciudad de León. Al igual que el resto de sus compañeros, fue asesinada de un tiro en el pecho. Alegando disposiciones sanitarias, el gobierno somocista se negó a permitir la exhumación y el traslado del cadáver a México. Temía que la recepción fuese motivo de un acto de solidaridad contrario a la dictadura.

En El Salvador lucharon unos 250 mexicanos, más de 40 murieron, unos en combate, otros fueron asesinados en prisión. Es de recordarse el jovencito que luchaba en Usulután y la noticia de su muerte llegó antes que la última carta que escribió a su madre. En ella acompañaba una fotografía de tamaño credencial en cuyo reverso se leía a manera de dedicatoria: “Mamá; te quiero mucho, te quiero mucho, te quiero mucho, te quiero mucho…” Ésa fue la foto que la desconsolada madre usó para pedir en la Secretaría de Relaciones Exteriores que se procurase la repatriación del cadáver. Las historias son tantas cuantos han sido los mexicanos que se han incorporado a una lucha que otros considerarían ajena, movidos por el ideal del internacionalismo revolucionario. En Guatemala ocurrió otro tanto y en Colombia no puede ser menos. El internacionalismo no es nuevo.

Lo que es nuevo –pero no sorprendente– es que el gobierno de facto exprese en el comunicado de prensa número 59, emitido por la cancillería el 14 de marzo, que es su “preocupación que ciudadanos mexicanos estén relacionados con una organización como las FARC, conocida por su ilegalidad y naturaleza violenta; por ser autora de múltiples secuestros, actos de sabotaje, extorsiones y actividades de narcotráfico”. Las FARC ya eran las que son cuando el gobierno de Colombia –que también tiene su historia– inició procesos de negociación con ellas y el gobierno de México admitió en su territorio, en 1992, a una delegación de las FARC y del ELN para negociar la paz. México actuó como facilitador y comisionó a personal de la cancillería para hacerlo. Diplomáticos en funciones sirvieron como garantes de la seguridad en el tránsito entre la selva y México y de regreso a la selva y un embajador mexicano fue moderador en la mesa de negociaciones. Se reunieron en Tlaxcala, en un centro de descanso del IMSS llamado La Trinidad. Cuando las delegaciones del gobierno y de los revolucionarios regresaron a Colombia, representantes del ELN y de las FARC permanecieron en México –con conocimiento y en contacto con las autoridades de Gobernación– por varios años. El 30 de noviembre del año 2000, reunidos los presidentes de Colombia, Venezuela y el todavía presidente electo de México Vicente Fox, se dio una acalorada discusión entre los cancilleres colombiano y venezolano durante la cual se mencionó la existencia en México de una oficina de las FARC. Vicente Fox, sorprendido, intervino para decir que él no lo sabía y que ordenaría su inmediata expulsión. El propio presidente Pastrana terció para explicar que la presencia en México de esa oficina era útil, porque era un punto de contacto y comunicación entre el gobierno y los insurrectos, y pidió que se le permitiera permanecer. Vicente Fox accedió “mientras fueran útiles para la negociación”. Fue hasta mayo de 2002, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Financiación del Desarrollo, en Monterrey, cuando las negociaciones en El Caguán ya habían fracasado, que el presidente Pastrana le pidió a Fox que se cerrara la oficina de las FARC en México. Así se hizo.

La preocupación del gobierno de facto obedece a su alineamiento ideológico y político con Estados Unidos, pero aduce que tanto la Organización de Estados Americanos (OEA) como el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han condenado en varias ocasiones actos cometidos por las FARC y los han calificado como acciones terroristas. Eso es cierto, pero no es efectivo. La dificultad estriba en que ni las resoluciones ni los tratados han logrado definir el terrorismo de manera generalmente aceptable ni han podido elaborar una fórmula que permita determinar quién es terrorista y quién no. En la práctica, el término terrorista es sólo un calificativo para el adversario. Los textos de la OEA y de la ONU obedecen a la hegemonía de Estados Unidos y no a la lógica del derecho. El delito de terrorismo internacional no es más que un artilugio que pretende cancelar el derecho de los pueblos a la rebelión. Olvidan la cancillería, la OEA y la ONU que la revolución es un atributo de la soberanía popular que no requiere la aprobación de nadie más que la del propio pueblo que la practica.

En cuanto a los jóvenes internacionalistas mexicanos víctimas del ataque al campamento en Sucumbios hay que decir que los muertos no temen a las investigaciones ni a las causas judiciales. Sería el colmo del cinismo que el gobierno de Colombia pidiera la extradición de Lucía y altamente improbable que el gobierno de Ecuador la entregara. Si en México el gobierno de facto intentara una bellaquería contra ella, agregaría un agravio más a la ira popular que con tanto ahínco ha cultivado. Lo único que corresponde es asegurar el pronto regreso de Lucía a México, a su familia y a su escuela. A los espurios no hay que pedirles ni comprensión ni clemencia. Pero se les exige respeto. Respeto a la conciencia personal, al compromiso social y a la actitud solidaria de nuestros jóvenes internacionalistas.

Ésta es una tesis de política exterior del gobierno legítimo de México.

* Roberto Vega González, Cadetes mexicanos en la guerra de España, Compañía General de Ediciones, México, 1954.
* La Jornada
* http://www.jornada.unam.mx/2008/03/22/index.php?section=opinion&article=014a1pol

2 Comments

Filed under Blogroll, Human Rights, News, Politics

Bilhá Calderón: Desde el volcán

El volcán hizo erupción
y con el ruido llegaron las cenizas.
La piel se nos hizo de piedra.
Los gritos se quedaron roncos.

Afuera hace frío
y cae la nube pesada
cubriendo el rabo de luna
dejándo todo a oscuras

Que grande es el volcán
del valle donde crecen las palabras.
Que oscura la nube
que te escucha desde lejos.

Que terca esta voz de volcán
que atraviesa la tierra.
que necio este aire que se queda
y le grita a la luna: ¡Resistencia!

Leave a comment

Filed under Blogroll, Literature, Poetry, Resistance