Gustavo Herren: Del mar los vieron llegar…

“…Y les seguimos cambiando oro
por cuentas de vidrio
y damos nuestras riquezas
por sus espejos con brillo…”
Gabino Palomares (1)

A fines del siglo XV, con el comienzo del Capitalismo mercantil que los historiadores llaman Edad Moderna, desembarcaron en América los conquistadores españoles que en nombre de los reyes venían a ‘tomar posesión’ de tierras y seres vivientes (inclusive los seres humanos originarios). Y con ellos las oleadas de las potencias europeas, aunque ninguna tuvo intenciones de entablar relaciones de ‘respetuosos’ intercambios culturales y de recursos entre civilizaciones muy distintas. Tomar posesión conlleva la idea de propiedad privada, concepto que la mayoría de los pueblos originarios no sostenía, sino que realizaban una práctica tipo comunitaria.

Así hoy en día cuando reclamando su derecho de propiedad, multinacionales e inversionistas extranjeros y locales en complicidad con los gobiernos corruptos y traidores, desplazan y expulsan por la fuerza a pobladores generalmente originarios de los territorios que secularmente habitaron (en su mayor parte fiscales), se replica de alguna manera aquel esquema de coloniaje y entrega. Sucede actualmente en casi toda Latinoamérica, incluida Argentina. Es que para las leyes de convivencia de los originarios no existían los ‘títulos de propiedad privada’ de las tierras en que históricamente vivían, estos instrumentos fueron un invento traído por los europeos.

Hay por lo menos dos versiones de la Historia, una la del vencedor militar y la otra del que no venció. La lucha y resistencia de los pueblos americanos originarios fue mucho mayor de la que enseña la Historia del ganador. A pesar de los cientos de miles de muertos por no someterse y décadas de guerras de independencia, la gran mayoría de los originarios sobrevivientes nunca pudieron acceder a esos títulos de propiedad de las tierras en que vivieron, y lejos de estar cerrado el problema con su conflictividad, permanece abierto.

No hace mucho, el expresidente español Aznar recorrió América Latina desparramando agresiones e insultos contra el presidente de Venezuela Chávez, descalificándolo como un ‘nuevo dictador populista, y un peligro para la democracia’. Etiquetó también a los gobiernos de Bolivia y Cuba como populistas y de riesgo para el continente americano.

Pero lo peor y que no puede callarse, es que producido el golpe de estado (en 2002) contra Chávez inducido por el gobierno de EEUU, la Unión Europea, las oligarquías locales, los grandes multimedios de comunicación, y la iglesia católica, solamente el embajador del gobierno estadounidense de G.W. Bush y del gobierno español de Aznar reconocieron inmediatamente al poder ejecutivo de facto del empresario Pedro Carmona Estanga.

La conspiración ya había comenzado cuatro años antes, al asumir Chávez, en que Aznar le había ‘sugerido’ que para ingresar en el ‘Club de países desarrollados’, debía como condición necesaria cambiar su discurso y su intención de solicitar una constituyente. Fracasado el cambio de régimen por la fuerza, la actividad conspirativa, criminal y de sabotaje siguió operativa y financiada por los mismos actores, como se puede apreciar actualmente en los intentos de desestabilización en Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba.

En 2003, mientras el rey Juan Carlos I guardaba silencio, Aznar había apoyado abiertamente a G.W. Bush y los ideólogos de la ‘carnicería’ en Irak, porque según dijo ‘creía’ que había armas de destrucción masiva. Pero a principios de 2007 reconoció que recién ahora sabía que no existían.

Al concluir su gobierno (2004), Aznar fue nombrado miembro del Consejo de Estado español, pero según la legislación se vio obligado a renunciar en el 2006 cuando se lo designó miembro del directorio de la multinacional News Corporation del multimillonario R. Murdoch, propietaria de grandes y pequeños medios de comunicación (tales como 20th Century Fox, Fox Broadcasting Company, National Geographic Channel).

Actualmente, en sus cursos en la Universidad de Georgetown (EEUU) Aznar se ha manifestado férreo seguidor de la política de G.W. Bush, así como de mantener para España una posición atlantista inamovible.

Los multimedios de comunicación argentinos que responden a los intereses de las oligarquías locales o del imperio estadounidense, presentaron tendenciosamente la intervención del monarca Juan Carlos I en la última Cumbre Iberoamericana en Chile. El diario Clarín, sugiere por ejemplo que el rey hizo una suerte de llamado al orden ya que intervino ‘…porque el venezolano no dejaba hablar a Zapatero, quien le recriminaba sus insultos a Aznar…’. Es decir, esta simple operación de acción psicológica busca sutilmente producir en el lector desprevenido un efecto de inversión de roles : Chávez no aparece como agredido por Aznar sino como agresor, mientras implícitamente se reconoce la autoridad ‘suprema de su Majestad’ que ‘…salió a cruzar fuerte a Chávez…’

El presidente Zapatero se había referido a Aznar argumentando que ‘…por haber sido electo en forma democrática, merece respeto’. Sin embargo si esa proposición es verdadera, también lo es su contrarrecíproca: ‘no merece respeto, por no haber sido elegido en forma democrática’, lo cuál podría incluir por ejemplo al mismo rey Juan Carlos de Borbón y Borbón instaurado en el poder por Franco. Para ser respetado, no basta con respetar solo en los protocolos y formalidades sino también en las conductas y hechos: las coimas, la ganancia de dinero y riqueza a costa de la miseria y desgracia ajena no hace ganar respecto, y menos aún si se es partícipe intelectual por acción u omisión en el genocidio directo o indirecto de los pueblos.

Zapatero defendió el accionar y los intereses de las grandes corporaciones españolas en los países latinoamericanos, argumentando que ‘…se esfuerzan por tener como norma de conducta la responsabilidad social’. Sin embargo las evidencias demuestran que la mayoría tiene como interés prioritario el lucro y rápida rentabilidad, sin descartar el cohecho con los corruptos y cipayos locales como herramienta lícita de ‘negociación’. Basta recordar la magnitud del drenaje de riquezas que podría denominarse saqueo, que obtuvieron y obtienen en Argentina los monopolios con los mercados cautivos producto de las privatizaciones liberales, mirar empresas como Iberia-Aerolíneas Argentinas, Telefónica, los bancos españoles, Repsol. O el accionar de esta última en Bolivia especialmente previo a Evo Morales. El presidente Daniel Ortega denunció la corrupción tipo mafiosa de la empresa española Unión Fenosa, que había llegado a Nicaragua previamente a su gestión, publicitando que venía para ‘ayudar’ al país. Y más grave aún, la intervención en los asuntos internos cuando el embajador de España intentó organizar a la oposición de derecha, para sabotear el acceso democrático al gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

A todo, el rey no respondió con una argumentación, sino de la única forma en que supo contestar, la soberbia del mandato un ‘Por qué no te callas…’, al tiempo que Chávez le preguntaba si conocía que lo que había ocurrido en Venezuela cuando el embajador de Aznar dio el apoyo de España a Carmona Estanga, fue un golpe de Estado.

Aquellos ‘peligrosos populistas’ en el eje del mal o sus proximidades, que según el discurso de los voceros de las oligarquías y las potencias colonialistas amenazan al continente americano, son ‘casualmente’, los mismos mandatarios que dificultan el saqueo de los recursos y riquezas hacia el norte intentando defender los intereses de sus naciones y sus pueblos latinoamericanos, y configurar un bloque de integración regional.

La frase del rey posiblemente haya resumido el verdadero espíritu depredador que demuestran los inversionistas españoles y otros similares del Capitalismo global de mercado (salvo algunas excepciones) que siguen llegando u operando en América Latina. Aunque 500 años después, la exacción de la segunda oleada colonialista de desembarcos es por otros medios más ‘modernos’, tampoco sería posible sino fuera por los traidores locales.

* Argenpress
* http://www.argenpress.info/nota.asp?num=049175&Parte=0

8 Comments

Filed under Blogroll, Columns, economy, Politics

8 responses to “Gustavo Herren: Del mar los vieron llegar…

  1. Las cosas por su nombre
    Nelson Soza Montiel

    El tratamiento mediático -local e internacional- de la Cumbre Iberoamericana prefirió una vez más abordar las ramas y no el tronco de lo ocurrido en ella. Esa exquisita ‘opción preferencial’ por la cosmética, directamente proporcional a la desinformación sobre lo que realmente importa a los pueblos, quedó una vez más en evidencia con el manejo de CNN y otras trasnacionales informativas: un invariable silencio informativo, apenas fue alterado para exhibir el cruce de palabras entre el Rey de España y el Presidente venezolano.

    Hecho el alcance, conviene separar la paja del trigo de lo que fue y -más importante aún- las perspectivas que a partir de lo ocurrido en Santiago se entreabren para esta instancia multilateral -concebida inicialmente como un puente entre América Latina (AL) y Europa.

    Quizás la principal conclusión posible de extraer de la XVII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica -en Santiago el nueve y diez de noviembre- sea que su nivel de madurez y de confrontación de estrategias y políticas ha posibilitado el decantamiento de una ‘cohesión en la diversidad’. Y probablemente éste será en lo sucesivo el ambiente de los futuros debates.

    Esta cumbre ha marcado un punto de inflexión respecto de la libertad con que los mandatarios venían hasta ahora confrontando sus concepciones, al generar unos debates de cuya intensidad no había precedentes. Esta riqueza de confrontación de ideas anticiparía como uno de los rasgos fundamentales de las futuras Cumbres Iberoamericanas el fortalecimiento de esta instancia como un espacio donde la convivencia coexiste con la diversidad de puntos de vista.

    La cita de Santiago estuvo caracterizada por el abandono de las formas y la confrontación cara a cara de las diferencias. Ello fue evidente cuando en el circuito cerrado se observaba que gran parte de los mandatarios pronunciaba sus discursos con señales de molestia, como fue el caso del Presidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva.

    Las principales divergencias se centraron en las prioridades que los países dan a sus políticas económicas, la mayor o escasa compatibilidad entre las metas de crecimiento económico y una mejor distribución del ingreso, a la diversidad de estrategias sobre la relación entre niveles de igualdad y de libertad, la relevancia que los gobiernos confieren a los factores externos y las distintas valoraciones de los problemas relacionados con el comercio y financiamiento. Esta diversidad de estilos y visiones se expresa además respecto de cuánto Estado y cuánto mercado se desea.

    A eso precisamente aludió Chávez cuando -apenas llegado a Santiago- expresó su discrepancia con el concepto ‘cohesión’ y propuso sustituirlo por el de ‘justicia social’, calificó de mínimas las Metas del Desarrollo del Milenio acordadas en UN e insistió en que los asuntos sociales deben ser abordados con ‘más franqueza’.

    El debate estuvo marcado, además, por los problemas vinculados con la gestión del sector público, los escasos avances de la Ronda de Doha y las perspectivas de la próxima Cumbre en Lima.

    Estas diferencias sobre cómo resolver los males sociales han emergido, paradojalmente, con gobiernos izquierdistas y progresistas en Chile, Brasil, Uruguay, Argentina, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua. Y cuando AL está en presencia de un momento como pocos de su azarosa historia: jamás ha habido tanto crecimiento económico ni nunca como ahora hubo tantos gobiernos impulsando reformas. Es una suerte de ‘edad de oro’ en América Latina, en la que confluyen crecimiento, democracia, desarrollo y cambio social.

    El gobierno chileno ha calificado la Cumbre como ‘muy fructífera’, en tanto legitimó una discusión que según la Presidenta Michelle Bachelet ya tenía bastan te de declaraciones ‘políticamente correctas’ y poco de confrontación de opciones -expresión de distintas realidades y tradiciones políticas e históricas. En defensa del respeto a esta diversidad, arguye que no puede pretenderse que una instancia multilateral imponga una forma de pensamiento, una opción estratégica.

    Lo importante es que al cabo de libre juego de ideas, surja el consenso en torno de un objetivo común -una AL más justa-, la posibilidad de identificar cuánto y cómo pueden hacer juntos los países en beneficio de sus ciudadanos, y de asegurar que la unidad política se traduzca en un trabajo concreto. En este contexto, la propuesta de cohesión social es un proceso que deberá forzosamente adaptarse a la realidad y los ritmos de cada país.

    Los extensos debates del primer día de la Cumbre (más de cuatro horas, el doble de lo contemplado en la programación original) provocaron una serie de descoordinaciones en la organización del evento, incluyendo el anuncio -inédito en Cumbres anteriores- de que la cena de los mandatarios en el palacio presidencial quedaba sin efecto -hecho que luego fue enmendado. Ello obligó a posponer para el sábado la foto oficial y los encuentros bilaterales programados entre la Presidenta Bachelet y sus homólogos de Brasil, España y Ecuador, Lula da Silva, José Luis Rodríguez Zapatero y Rafael Correa, respectivamente.

    Otro rasgo distintivo de esta Cumbre -que también podría demarcar la cancha de los futuros encuentros- es que España (mucho más que Portugal) desde ahora deberá asumir (ya no sólo en la retórica, sino que en la práctica) su auto-conferido rol de puente entre AL y Europa, y con ello enfrentar las críticas y demandas emergentes en esta parte del globo respecto de las ‘externalidades negativas’ asociadas a sus propias empresas y -a través suyo- las de otros países de la UE.

    Así, la crítica a una Europa que pretendía dar en la Cumbre de Santiago lecciones sobre ‘como hacer’ no fueron sólo de Chávez: lo propio hicieron Néstor Kirchner, Daniel Ortega de Nicaragua y Rafael Correa, de Ecuador -quien cuestionó el racismo y la xenofobia de los españoles.

    Un cuarto factor diferenciador de esta Cumbre respecto de las anteriores es que esta instancia podría además trasformarse en ‘caja de resonancia’ para ventilar diferencias aun entre gobiernos de izquierdas o progresistas y empujar acuerdos de reformas más o menos radicales en otras instancias multilaterales. Entre ellas, el Consejo de Seguridad de la ONU, el FMI, la Organización de Estados Latinoamericanos y la ALADI.

    Parte de este debate ya quedó planteado con el rechazo del Presidente brasileño a la propuesta de Daniel Ortega de terminar con la OEA. Lula precisó que si esa entidad no funciona, ‘debe ser reformada, pero no eliminada’. Seguidamente, trazo un paralelo -en apariencia inofensivo- entre aquello y la propuesta brasileña de reformar el Consejo de Seguridad de la ONU para que ‘represente la geografía política actual y no la de la Segunda Guerra’.

    Es improbable que el impasse entre Chávez y Zapatero -o si se quiere entre los gobiernos venezolano y español- genere partidarios y adversarios a uno y otro lado en AL, o que si los hubiere, ello se traduzca en gestos diplomáticos o repercusiones comerciales. Ello, no tanto o no tan sólo porque muchos de unos y otros dependen en mayor o menor medida del petróleo venezolano, sino porque tras Chávez se alinean al menos los gobernantes de Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Argentina -en el caso de ésta, probablemente mucho más bajo la presidencia de Cristina Fernández que de Néstor Kirchner.

    Por otro lado, el influjo de Chávez y del ‘chavismo’ no cabe sólo enmarcarlo a nivel de los gobiernos de una u otro forma cooptados para su causa -casos de Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega y de Fidel Castro. También es muy influyente en las oposiciones de izquierda que no han ganado en las últimas elecciones, como ocurre con el PRD en México, con el FMLN en El Salvador y el Polo Democrático en Colombia.

    La reunión de Santiago ha insinuado la emergencia de una estilo de diplomacia que al fin parece algo más dispuesta a debatir con igual crudeza las diferencias y las coincidencias de una región que continúa experimentando prácticamente todo el arco de políticas. Incluyendo en su interior los más variopintos matices y cruces de opciones neodesarrollistas, socialistas de nuevo cuño, socialdemócratas o neoliberales. Pero es aun temprano determinar si las Cumbres Iberoamericanas son -o pueden ser- el espacio más idóneo para esta suerte de ‘catarsis grupal’. Aunque es evidente que AL requiere hoy por hoy carece de una instancia que examine las distintas experiencias en curso, debata sin remilgos las distintas experiencias y por sobre todo alcance un mínimo común denominador para distinguir entre el vaso medio vacío y el vaso medio lleno.

    * Argenpress
    * http://www.argenpress.info/nota.asp?num=049229&Parte=0

  2. Gonzalo

    Este comentario no tiena nada que ver con la nota, que me parece muy interesante, sino con contactar con Gustavo Herren para saber si es el hijo de Carlos. Yo soy el hijo de su primo Ricardo y me gustaria saber como esta tu padre.
    gonheco@gmail.com

  3. Gonzalo,
    Posiblemente sea recomendable que contactes a la redacción de ARGENPRESS, ellos deben tener datos personales de quien buscas.

    Suerte!

    Clitemnistra

  4. Gonzalo

    Muchas gracias, ¿podrias ahora borrar mi comentario que no tiene nada que ver con el blog?
    Gracias

  5. ere un moflao

    moflao eso e mentira

  6. ere un moflao

    moflaos q no sabeis na

  7. Sr. Ere un Moflao;
    Con mucha pena debo decirle que su comentario no permite que se le de una respuesta siendo que no esta utilizando ningún argumento. Si es cierto que usted tiene derecho a tener su opinión sobre las posturas posteadas aquí, también, si es que piensa participar, debe apegarse a la dinámica que sigue Our Words In Resistance.
    Su intervención, por tanto, no será respondida si usted no logra -en los siguientes días- sostener su postura con argumentos.

    Ahí le mando la dinámica. Usted puede defender su posición mediante un artículo escrito por usted, o citando bibliografía. Toda bibliografía debe ir citada de acuerdo a la ley, eso es: con links, editoriales y autores. De lo contrario, su participación no podrá ser incluida.

    Un abrazo
    Clitemnistra

  8. André Arbelo

    Felicito al Sr. Gustavo Herren por lo comentado en esta nota y por el buen trabajo de investigación, nos proporcionando una información clara y objetiva de los pasos por los pasillos oscuros de los imperialistas y oligargas traidores hacia nosotros ( pueblos de la verdadera América), me indigna como ser humano los hechos recientes y no tan recientes de estos satánicos, sublevadores.
    Nos causa impotencia, como luchar contra ellos?
    Un saludo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s