Daily Archives: October 10, 2007

Mark Steel: However debased the image, Che’s legend lives on

The image of Che Guevara is perfect for the modern world, not just a revolutionary but a celebrity revolutionary. Posh Spice probably sees his picture everywhere and screams “Why can’t my agent get me on that many magazines and baseball caps?” Even if she’s read this week’s commemorations of his death as a guerilla 40 years ago, she’ll imagine he spent his days running through a Cuban swamp with Churchill Insurance on his combat fatigues.

Or that he often stopped to film an advert in which he says “Hi, I’m Che Guevara, the world’s most famous guerilla. But you know, when I’m trying to fire on government agents the last thing I need is to lose concentration by worrying about my split ends. That’s why I use new Clairol Herbal Essence conditioner, to give my hair extra bounce, and my ambush extra pounce.”

It clearly didn’t do Che’s brand any harm to be a revolutionary who countered most images of the revolutionary. So his account of his road trip, The Motorcycle Diaries, was reviewed in Bike News as “Six months of high drama in which the main concerns of Che are where the next drink is coming from, where the next bed is and who might share it.”

Apart from anything else, this is probably the only book by a revolutionary to be reviewed at all in Bike News – unless there’s one of Marx’s The Communist Manifesto that goes: “Very disappointing. Hardly mentions bikes at all.” Or another of Mao’s Little Red Book that starts: “Why go on that long march when a Kawasaki 850 would have got him there in two days at the most?”

But also, no matter how debased his image, and how many watches and bars and cocktails and shirts he appears on, even if people don’t know much about him, they’re aware he was a little bit naughty. Through 40 years of posthumous commercialism, he’s somehow survived as a rebel. And that’s probably reasonable, seeing as how he helped to overthrow the old government in Cuba, became head of the bank, but then left in disguise to go to the Congo and then Bolivia to start all over again.

The CIA compiled a report on him that said: “Che is fairly intellectual for a Latino.” And in a further attempt to get a job as a phone-in host on TalkSPORT they added “Unusually for a Latino, he doesn’t submit to their native rhythms.” So it’s possible the CIA reports were being written by a bloke in a pub in Kent. And it went on: “And you’ve got to watch yer Mexicans, wearing them tablecloths and screaming ‘Yrrrrrr yahaha yeehaaah’ and firing guns everywhere. Mind you, I’d still take them over the French.”

It would seem that Che’s most obvious legacy is in Cuba, where the government he helped set up survives, in spite of US blockades, countless farcical assassination attempts on Castro and still being on George Bush’s list of countries sponsoring terrorism. And the regime it replaced was run by gangsters, in which one-third of all public payments went directly to the corrupt President.

But this is where the idolisation of Che becomes a problem. Because for many people this image is part of a Cuba that’s all it claims to be, a socialist beacon of equality and justice that doesn’t fit the reality. Because much of the workforce has no choice but to work for dire wages, many of them servicing foreign companies or tourists, but any attempts to organise trade unions or opposition movements are stamped on.

Within this atmosphere of no dissent, Che is almost treated as a messiah by the Cuban authorities and their supporters, and you can no more suggest he was flawed than you could shout in church during a sermon about Jesus: “I bet he didn’t kiss Judas – he just thought ‘I’ve ballsed this situation right up’.”

I came across a tiny version of this deification of Che, courtesy of a cosy cafe in my area, in which the walls are covered with Che pictures. So one morning I went in for a cup of tea, and was told “GET OUT”, because the owner had heard a radio programme I’d done, which was mildly critical of her hero, and I’ve been banned ever since. The strange thing is I admire her for this, and I’ll be quite disappointed if she ever lets me back in.

The real Che was clearly flawed, because when your plan to overthrow a government ends in a group of 11 hiding in a hill with no support and getting shot, that suggests things haven’t gone entirely to plan. And the Cuba he helped to create is flawed. But his main legacy is to leave behind a symbol of opposition.

And there can never have been a politician less on the make. When some students invited him to speak at their college, offering him a fee, he went berserk, saying he could never accept money for what he saw as part of his duty. Maybe a few years later the same college tried to get Cherie Blair, and she went similarly berserk, screaming “Only 20 grand? Don’t you know who I am?”

So although millions of companies have used his image, it’s always in an attempt to appear on the side of spirit and rebellion. It still signifies something. So it can be worn by millions, including many who probably disagree with most of his ideas, but it’s never been more popular in South America, and you’re unlikely to see it worn by Margaret Beckett or Donald Rumsfeld or Noel Edmonds. And even if Gordon Brown had piercing blue eyes and a Marlon Brando laconic smile, in 40 years no student would put up his poster and say: “His vision for the future, man, it was, well, cool.

* Published: 10 October 2007
* The Independent
* http://comment.independent.co.uk/columnists_m_z/mark_steel/article3043717.ece

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns

Jorge Majfud: Rebeldes á la carte

En 1772 José Cadalso escribió Eruditos a la violeta, la parodia de un manual para aprender todo lo necesario de las artes y las ciencias en siete días. Por entonces, para la aristocracia y la nueva burguesía, la cultura era un simple medio para presumir en sociedad. En nuestro tiempo eso ya no es posible; no porque falten los pedantes sino porque la cultura de lo grave es estratégicamente despreciada cuando no ignorada. La frivolidad y la pereza intelectual ya no son obstáculos para la fama y el éxito sino un requisito.

Aunque revolución alude a “giro radical”, es decir, “vuelta de dirección”, en el contexto histórico de la Era moderna (simplifiquemos: 1650-1950) significó lo contrario: era la radicalización de lo que se entendía como “progreso de la historia”. Es decir, consistía en evitar precisamente una “vuelta atrás”, una reacción, lo que en gran parte se logró en el breve período de la Posmodernidad. Hasta finales del siglo XX las fuerzas reaccionaras en América Latina se sirvieron del poder de la fuerza militar. Luego, esa particularidad del margen se apropió de un recurso propio del centro. En su segunda gran obra, Les damnés de la terre (1961), Frantz Fanon ya había observado en Africa que cuando la burguesía colonialista se da cuenta de los inconvenientes de sostener su dominación por la fuerza, decide mantener un combate sobre el terreno de la cultura. Ernesto Che Guevara -que probablemente sintió una fuerte influencia del filósofo negro- razonaba en 1961, doce años antes del golpe de estado en Chile: “si un movimiento popular ocupara el gobierno de un país por amplia votación popular, y resolviese, consecuentemente, iniciar las grandes transformaciones sociales que constituyen el programa por el cual triunfó […] es lógico pensar que el ejército tomará partido por su clase, y entrará en conflicto con el gobierno constituido. Ese gobierno puede ser derribado mediante un golpe de estado más o menos incruento y volver a empezar el juego de nunca acabar”. Guevara se equivocó muchas veces, pero en esto la historia le dio la razón.

En la actualidad, con los ejércitos tradicionales en franca decadencia por todas partes (¿veremos en el siglo XXI el fin de los ejércitos?), el status quo se sirve del discurso de la neutralidad y del culto a un sustituto de su adversario. El principio es el mismo que rige para inmunizar a una persona contra alguna enfermedad usando una vacuna hecha en base al mismo virus esterilizado para provocar un aumento de la reacción inmunológica del cuerpo.

En América Latina, cuando los adolescentes piensan en un icono de la rebeldía piensan en grupos como RBD (“Rebelde”), un grupo musical nacido de una telenovela mexicana. Como bien satirizó el comediante Adal Ramones con su indiscutible genio histriónico, la rebeldía de estos “rebeldes” es terrible: qué padre animarse a usar la corbata del colegio floja y de un costado, teñirse el pelo de una onda que, way, re-rebbelde, qué padre tantos escuincles de la high so rebeldes. La canción bandera de este grupo repite hasta el hastío que “soy rebelde cuando no sigo a los demás / y soy rebelde cuando me juego hasta la piel”. Otra prueba de que la realidad se construye más con palabras que con ladrillos: si se trata de que todos sigan una conducta de rebaño, se identifica esa misma conducta con el valor contrario. “No seguir a los demás” significa, exactamente, repetir todo lo que hacen los demás. O repetir lo que tres señores inventaron una noche entre cuatro paredes y sacando cuentas, para que el rebaño se identifique con “la realidad de la calle” o “la verdadera realidad”. Así tenemos re-rebeldes con la corbata de un costado y el pelo teñido de rojo, terribles actos de osadía en un mundo que nos ha hecho libres de elegir entre cien marcas diferentes del mismo desodorante, entre condones y combustibles con aromas frutales o de flores salvajes.

Al mismo tiempo que se repiten lugares comunes, se repite también la inocente pretensión de ser absolutamente originales. Incluso la idea de que ser progresista pretende significar un rechazo a todo lo dado, todo lo heredado de la historia en nombre de la originalidad, es paradójica. Pero si negásemos o destruyésemos todo lo que existe, no seríamos progresistas sino reaccionarios. No hay progreso posible sin una memoria y sin el reconocimiento de un proceso histórico previo (la ideología posmodernista niega todo posible progreso, excepto el tecnológico; de ahí su complaciente reacción o indiferencia radical). Ese proceso se realiza con sus propias contradicciones, avances y retrocesos, suponiendo un objetivo común de la historia, del cual soy partidario. El mismo Pablo Picasso, paradigma del genio creador, del destructor del pasado y de la creación de realidades inexistentes hasta él, fundamentó toda su obra en un inicial, profundo y serio estudio sobre las artes plásticas. El mismo cubismo posterior le debe al arte africano casi toda su originalidad. Lo mismo podemos decir de The Beatles y todo aquel grupo verdaderamente “creador”. La idea del creador, del artista innovador que destruye todos los cánones para crear un arte “rebelde”, en base a su propia ignorancia, no es más que una vana voluntad de contestar a la sociedad que se le opone y ejercitar, al mismo tiempo, su propia pereza intelectual. Pero de ninguna forma es un acto original y mucho menos independiente de esas fuerzas hegemónicas que guían su rebeldía. Ser famoso por quince minutos, como profetizó Andy Warhol, o por tres meses de inactividad bajo la lupa que confiere la fama, como los personajes de Gran Hermano cuyo paradigma moral es “ser uno mismo”-como si “uno mismo” no fuese el resultado de una deformación social, ideológica y cultural-, revindicar que “detrás de su obra y sus actos” no hay nada más que el “yo del artista”, libre y rebelde, es una fantasía. Ni siquiera es una fantasía del individuo, ni siquiera es producto de su rebeldía sino todo lo contrario: es la consecuencia lógica y complaciente de una cultura del consumo que vende la idea de libertad del individuo, de una ideología del vaciamiento del significado (Barthes, Derrida, Lyotard), una cultura del consumo sin ventanas ni puertas de salidas que convierte a la cultura ya no en una inquisidora de su propias raíces sino en una sirvienta de las necesidades del mercado, del apaciguamiento social e ideológico, de la domesticación del rebelde recluido en su propio yo que se cree original y aislado y, sin embargo, se parece a una lata de sopas Campbell en una góndola de Wall Mart o de Carrefour. Pero visto desde una perspectiva histórica más amplia, no hay libertad ni hay originalidad ni hay individuo. Hay masa, consumidora y complaciente. El artista es eso: no un creador, sino un reproductor (comprometido). Razón de la paradoja inicial: el rebelde no es un revolucionario, es un conservador. Por el contrario, el progresista no es un elefante en el bazar de la civilización; es un constructor de “nuevas realidades” a partir de la conservación y rescate de un tesoro infinitamente superior a sus propias fuerzas: toda la obra de la humanidad, recogida por la historia, por la memoria viva de la crítica permanente, por un respeto mínimo a la cultura de las culturas.

Hay momentos en la historia en que las fuerzas conservadoras se sirven de los rebeldes esterilizados, en que los individuos que pretenden ser originales en base a un conocido elogio a la ignorancia, apenas son reaccionarios, ya que pretender ser originales sin una cultura previa, sin una memoria y sin la valoración y cuidado de la obra histórica que la humanidad ha realizado siglo tras siglo, es pretender ser un hombre de las cavernas en la era digital. Es decir, un hombre sin historia, sin memoria colectiva, orgulloso de su originalidad, de su rebeldía liliputiense.

El problema no está en la forma. El problema surge cuando en nombre de la originalidad se bombardea la catedral de Colonia o Notre Dame o el Taj Mahal para levantar allí un supermercado o una discoteca. Y si estos monumentos de la memoria han sido producto de la injusticia social de su momento, por eso mismo lo ha de estimar la cultura. A nadie se le ocurriría quitar de allí las pirámides de Gizeh porque fueron construidas por esclavos. Por eso los soldados de Napoleón, cuando se divertían disparándole a la Esfinge eran bárbaros. No porque aprobemos la esclavitud sino por lo contrario: porque la pérdida de la memoria colectiva, de la memoria -viva o muerta- de la historia nos hunde en la esclavitud de la mediocridad, requisito indispensable para cualquier tipo de opresión. Al decir de F. Nietzsche en El nacimiento de la tragedia, “la jovialidad del esclavo [es la] que no sabe hacerse responsable de ninguna cosa grave, ni aspirar a nada grande, ni tener algo pasado o futuro en mayor estima que el presente”.

* http://www.argenpress.info/nota.asp?num=047917&Parte=0
* © ARGENPRESS

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns, Resistance

Raúl Zibechi: Juicio a Fujimori: Una oportunidad para Perú

La extradición del ex presidente y ex dictador Alberto Fujimori, decidida por la Corte Suprema de Chile, puede contribuir a consolidar una democracia frágil y a disolver la cultura del miedo.

‘En este barrio casi todos apoyan a Fujimori’, confiesa Nelly, sentada en una banca del comedor Virgen del Carmen, en El Oasis, una barriada de la periferia de Villa El Salvador.

El barrio es un monumento a la pobreza: calles de tierra, casas de esteras, cartón y trozos de plástico, sin agua corriente ni saneamiento. Las últimas ‘tomas’ lucen aún las banderitas peruanas sobre cada vivienda, escudo imaginario para disuadir posibles desalojos. El comedor popular construido con láminas de madera es la única construcción con suelo de cemento. Cerca del mediodía los niños deambulan alrededor, esperando la hora del almuerzo que preparan rotativamente las 25 socias del comedor y es la única comida caliente a la que acceden, por apenas medio dólar.

Sin que nadie le pregunte, Nelly siente la necesidad de explicarse: ‘Nos decían que si no íbamos a los actos de Fujimori el comedor no recibiría más alimentos. Pasaban lista y los servicios de inteligencia vigilaban si las socias aplaudían y daban vivas al Chino. Si no mostrábamos entusiasmo, al mes siguiente llegaban menos raciones’.

Para las madres de El Oasis apoyar a Fujimori no era una opción política sino cuestión de sobrevivencia. Por eso, hablar de ‘clientelismo’ no contribuye a comprender que las relaciones asimétricas imponen a los más pobres asumir comportamientos públicos de aprobación a cambio de algo tan elemental como comida. El régimen del Fujimori, como el de Carlos Menem en Argentina, se ocupó de ellos, lubricando el acceso a las necesidades básicas con una buena dosis de autoritarismo.

Una dictadura especial

Este hombre de 69 años, nervioso e hipertenso, que llegó a Lima el sábado 22 de septiembre, parece una caricatura de aquel mandatario soberbio de sonrisa taimada que despreciaba a sus adversarios. Alberto Fujimori resultó electo no por sus virtudes sino por el rechazo de un país mestizo y andino a un candidato como Mario Vargas Llosa que representaba, demasiado ostentosamente, a las elites limeñas blancas y coloniales. Poco después de acceder a la presidencia, fue quedando en evidencia que el país estaba siendo gobernado por un déspota frío, calculador, implacable. Pronto estableció una férrea alianza con las cúpulas militares y empresariales, con las que estableció pactos de sangre y de dinero a cambio de impunidad y un rosario de casos de corrupción.

En abril de 1992 perpetró un autogolpe. Cerró el Congreso e intervino el Poder Judicial mediante la destitución de los opositores. Concentró el poder en sus manos y gobernó en adelante con el apoyo de los militares. Profundizó todos los males que heredó: la guerra sucia, la corrupción, la militarización del país y muy en particular de las áreas rurales, y la desnacionalización de la economía con la entrega al sector privado multinacional de la minería, los hidrocarburos y los servicios básicos. Como suelen hacer las dictaduras, realizó obras importantes de las que se beneficiaron algunos contratistas amigos pero que eran imprescindibles para un país hundido en la bancarrota y que salía de la hiperinflación.

En su favor, puede decirse que puso fin a la guerra y promovió cierto repunte de la economía. Lo primero lo consiguió violando de forma descarada los derechos humanos, con miles de desaparecidos y torturados, y encarcelando inocentes juzgados por ‘jueces sin rostro’, en una permanente parodia de justicia. Recibió un país en guerra, una guerra diferente en la que una de las partes, el Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso, fue responsable de más de la mitad de las 69,280 víctimas comprobadas por la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR). Fue una guerra contra los campesinos quechua-hablantes: 79% de las víctimas vivían en zonas rurales y 75% hablaban quechua u otras lenguas nativas. Sin embargo, cuando Fujimori se hizo con el poder absoluto los propios campesinos estaban enfrentando a Sendero, organizados en ‘rondas’, y les estaban ganando la guerra como bien recuerda el editorialista de La República , Mirko Lauer1.

Pero es la sentencia de la Corte Suprema de Chile la que pone al descubierto el carácter del fujimorismo. El fallo de 212 páginas se sustenta en las declaraciones del ex comandante general del Ejército, Nicolás Hermoza Ríos, y de miembros de escuadrón de la muerte Colina que echan por tierra la supuesta ‘ignorancia’ alegada por Fujimori sobre las matanzas y la violación de los derechos humanos. ‘Hay indicios claros de que Fujimori habría tenido, después del autogolpe, la concentración de todos los poderes del Estado y el mando superior de las fuerzas armadas y servicios de inteligencia, propició la creación de un organismo especial dentro de las fuerzas armadas para realizar operaciones en contra de las personas sospechosas de subversión o de enemigos políticos del régimen’2.

La sentencia asegura que Fujimori conocía la existencia del grupo Colina y que otorgó ascensos, premios y condecoraciones a sus miembros y que ‘muchas personas lo vieron dar órdenes a Montesinos, quien a su vez las entregaba al mencionado grupo Colina’. Transformó los sótanos del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE) ‘en su centro de actividad’, donde junto a Vladimiro Montesinos, jefe del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), ‘planificaban y ordenaban’ operaciones de exterminio.

‘Estos actos -señala la sentencia- eran el resultado de acciones planificadas por una organización o aparato de poder formado por el sie , liderado por Fujimori, que reúne los requisitos para ser considerada como una organización delictiva de poder organizado y jerarquizado’3.

La Corte Suprema concedió la extradición por los delitos de homicidio calificado y lesiones por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta. Y, además, por la compra de congresistas con fondos del SIN , por la entrega de 15 millones de fondos públicos a Montesinos, por la compra de medios de comunicación y otros delitos como las intercepciones de teléfonos privados. Como señala el ex presidente de la CVR, Salomón Lerner, la decisión de la justicia chilena ‘es un giro para la justicia penal internacional’.

En paralelo, considera que el mayor daño que Fujimori le hizo al país consistió en institucionalizar la corrupción: ‘El defenestró todos los poderes del Estado, compró la conciencia de los medios de comunicación, de políticos, de empresarios, de las fuerzas armadas; envenenó la conciencia y la cabeza del hombre común y corriente a través de diarios chicha (amarillos) que salpicaban porquería sobre el honor de las personas; degradó moralmente al país. Fujimori es mucho más culpable de todo por lo que hoy se le acusa’4.

Un tiempo nuevo

Es bueno recordar que fue la sociedad peruana movilizada la que puso fin al fujimorismo. Ahora, el presidente Alan García gobierna con apoyo de los restos del fujimorismo en el parlamento, donde esa fuerza conserva 13 diputados liderados por Keiko, hija del ex dictador. De ahí que muchos analistas y buena parte de la opinión pública manifiesten temor ante la posibilidad de un pacto García-Fujimori que podría concluir en un juicio-farsa que le imponga penas mínimas al reo.

Es cierto que el fujimorismo no es ahora un peligro para la democracia. Algo así muestran las encuestas y las esmirriadas manifestaciones de apoyo al extraditado, que no lograron la masividad a la que aspiraba Keiko. García, a quien algunos ven proclive a un acuerdo, respondió con dureza a las acusaciones de Keiko quien calificó las condiciones de detención de su padre como ‘terribles’. Forzado por las circunstancias, García explicó que la habitación del prisionero tiene casi 30 metros cuadrados, tiene acceso a una sala y un baño privados, y a un patio de 100 metros cuadrados. ‘No lo hemos enrejado, como se hizo en otras ocasiones. No le hemos puesto traje a rayas, como se hizo en otras ocasiones’, dijo García en alusión a la conducta de Fujimori cuando presentó a Abimael Guzmán, en septiembre de 1992, enjaulado y con traje de prisionero. ‘No habrá ensañamiento, odio ni venganza. Se respetará la dignidad de la persona’, aseguró el presidente5.

Pero las dudas de la amplia porción de la sociedad peruana que detesta al ex presidente tienen asidero en dos hechos. Por un lado, Fujimori posee gran cantidad de videos filmados por su ex asesor, Montesinos, que pueden inculpar a congresistas, políticos, propietarios de medios y un sinfín de personalidades. Es seguro que va a usarlos para chantajear al jurado.

Por otro, está el factor militar. Hasta el momento, ni un solo militar fue procesado por su participación en la guerra sucia. Hubo una mezcla de pacto implícito y de presiones para dejar fuera de responsabilidades al estamento militar, algo inédito en la región. Hasta dónde llegará la capacidad de presión de una cúpula militar que nunca fue purgada por la democracia, es algo que recién sabremos en los próximos meses. El fujimorismo fue un régimen cívico-militar, y no sería razonable que los uniformados quedaran al margen a la hora de rendir cuentas. Es muy probable que el propio Fujimori ponga el factor militar sobre la mesa.

Por último, más allá de los resultados de un juicio que puede durar meses, y tal vez más de un año, está el futuro de la sociedad peruana, de su incipiente democracia, de los movimientos y organizaciones sociales que provocaron la caída de la dictadura. Cualquiera que haya conocido el Perú de los 80 y recorra las calles del país de 2007, notará cambios importantes. Es un país diferente; pero no es otro país ya que no existen cambios sociales y culturales. Prueba de ello son las barriadas de la periferia de Lima, que congregan a más de cinco de sus casi nueve millones de habitantes. Es el otro país, el del apartheid, donde los pobres tienen siempre la piel más oscura, provienen de la región andina, hablan, visten y danzan en otras lenguas.

Esos dos países nunca se reconciliaron, ni se están encontrando, a no ser en una relación de subordinación. Comprender las raíces del fujimorismo supone adentrarse en las causas del autoritarismo, ya sea el de Sendero Luminoso o el de la dupla Fujimori-Montesinos, que no son más que dos caras de un mismo fenómeno. Desmontar el autoritarismo supone que las madres de El Oasis no se vean forzadas a dar vivas al que está arriba a cambio de bolsas de arroz. Siete años después de la caída del dictador, Nelly y sus amigas del comedor popular no pudieron mejorar la situación de sus hijos, muchos de ellos embarcados en la pequeña delincuencia que azota el barrio. Cuando acuden a la policía, les dicen que hagan justicia por mano propia porque la autoridad no puede hacerlo. ‘Desde el terremoto de Pisco, el Estado nos envía la mitad de los alimentos’, dice sin desesperación pero con una dosis de resentimiento.

Cronología

1989-Alberto Fujimori se impone en segunda vuelta a Mario Vargas Llosa con el 56% de los votos.

1992-El 5 de abril da un golpe de Estado y disuelve el parlamento. Convoca a elecciones para el Congreso Constituyente donde su partido obtiene la mayoría absoluta. En agosto es detenido Abimael Guzmán, máximo dirigente de Sendero Luminoso.

1995-Fujimori es reelegido por abrumadora mayoría. Amnistía a policías y militares condenados por violar los derechos humanos en la lucha contra la guerrilla. ‘Jueces sin rostro’ condenan a más de 2.000 personas entre 1992 y 1995.

1997-Destituye a miembros del Tribunal Constitucional que declararon que la Constitución impedía una nueva reelección de Fujimori.

2000-Fujimori presenta un millón de firmas falsas que avalan su reelección. Obtiene el 48.7% frente al 41% de su rival, Alejandro Toledo. La noche de las elecciones, el 9 de abril, miles de peruanos salen a las calles contra el fraude. Fujimori es proclamado vencedor en segunda vuelta a la que no concurre Toledo y pese a escrutarse un 54% de papeletas nulas. Estados Unidos y la oea toman distancias de Fujimori. Se difunden videos del asesor y jefe de inteligencia, Vladimiro Montesinos, sobornando a parlamentarios. En medio de gigantescas manifestaciones contra el régimen y acosado por denuncias de corrupción, Fujimori asiste el 15 de noviembre al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, en Brunei; desde allí viaja a Tokio y envía su renuncia a la presidencia por fax. Valentín Paniagua es nombrado presidente transitorio.

2001-La Comisión de Derechos Humanos del Congreso peruano pide la extradición al parlamento de Japón.

2003-Japón rechaza la extradición mientras el Congreso peruano lo acusa de la matanza de 15 personas en Barrios Altos, en diciembre de 1991, y de nueve alumnos y un profesor en la Universidad La Cantuta, en julio de 1992.

2004-El gobierno peruano presenta una segunda solicitud de extradición por pago irregular de 15 millones de dólares al jefe de inteligencia Vladimiro Montesinos.

2005-El 7 de noviembre Fujimori llega sorpresivamente a Santiago de Chile donde es detenido a pedido del gobierno peruano.

2006-La Corte Suprema de Chile le impide salir del país.

2007-El 11 de julio el juez Orlando Alvarez emite un fallo rechazando el pedido de extradición. El 21 de septiembre la II Sala Penal de la Corte Suprema revoca el fallo de primera instancia y aprueba la extradición.

El ojo que llora

Al día siguiente de la extradición de Fujimori, una docena de presuntos partidarios del ex dictador atacó el monumento ‘El ojo que llora’, en memoria de las víctimas de la guerra interna que desangró al país desde 1980 cuando Sendero Luminoso se levantó en armas. El grupo amenazó al único guardia con armas de fuego, lo encadenaron y lo forzaron a arrodillarse mientras se dedicaron a romper las piedras que llevan inscritos los nombres de los desaparecidos y a volcar pintura roja sobre la escultura central.

‘El ojo que llora’ es una creación de la escultora Lika Mutal, enclavada en el parque denominado Campo de Marte, cerca del centro de Lima. Forma parte de la primera fase de la Alameda de la Memoria y se trata de la primera reparación simbólica a las víctimas de la violencia política. Consiste en un laberinto circular en cuyo centro, a una piedra-madre de cuatro toneladas que representa el centro interior de cada persona, se le ha superpuesto otra piedra ovoide que simboliza un ojo por el que cae un chorro de agua. A su alrededor y en el laberinto hay 27,000 piedras que representan a otras tantas víctimas registradas por la Comisión de la Verdad y Reconciliación, en las que se están inscribiendo los nombres.

* © Argenpress
* http://www.argenpress.info/nota.asp?num=047837&Parte=0

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns, Human Rights

Juan Francisco Coloane: Intervención extranjera y control estratégico

Desestabilización del régimen en Myanmar, ha sido una obsesión en occidente, pese a la oposición china. Aunque el país no será otro Irak, -esperemos, porque el contexto es distinto- hay que acompañar los acontecimientos por la combinación de factores que ofrece el modelo: El interés comercial, los derechos humanos y la religión, al ser aplicados con sentido geopolítico no dejan de ser una fórmula interesante y explosiva.

Después de la visita del enviado especial de la ONU, Ibrahim Gambari, el jefe de la junta militar que gobierna Birmania (Myanmar), Than Shwe, señaló que las negociaciones futuras dependerían de la no aplicación de sanciones y la suspensión del actual bloqueo. La líder de la oposición, Aung Sang Suu Kyi, apareció ayer en la televisión estatal siendo presentada en forma deferente. Sin embargo, la tensión entre fuerzas opositoras y gobierno militar persiste. La reacción generalizada en los analistas asiáticos es que el negociador -el político nigeriano Gambari- se ha ganado la confianza de las partes, pero que le resta mucho por hacer.

EEUU ejerce hasta el momento las sanciones más duras, como prohibición total a todas las importaciones y cualquier tipo de transacción financiera con Myanmar. La Organización Internacional del Trabajo recomendó en 2005 a los países miembros sanciones contra Myanmar, por el tema del trabajo forzado. Por otra parte, el Reino Unido , Francia, India, Japón China mantienen una importante presencia comercial y financiera en Myanmar.

El cruce del interés comercial con el propósito político genera inconsistencias. La ansiedad occidental para intervenir el régimen de Myanmar hace inevitable introducir el antecedente de las experiencias fallidas que occidente ha tenido cuando se entromete en asuntos internos de los países, en la medida que no alteran la convivencia internacional. El artículo de la ONU que llama a la intervención internacional por causas humanitarias no existe en la carta fundamental, y es uno de los temas más controvertidos. Cuando se ha intervenido vía bloqueo o acción militar a partir de una resolución del Consejo de Seguridad, ha significado en la mayoría de los casos un desastre tras otro.

El bloqueo en Irak antes de la invasión 2003, hizo aumentar la mortalidad infantil (Informe de Anupama Singh- Rao). En los Balcanes, en la década de los 90, la intervención militar generó una profunda fragmentación social en función de ambiciones políticas caudillistas amparadas por nacionalismos lingüísticos, que derivaron en xenofobia y limpieza étnica. En Somalia, produjo la generación de una red de clientelismo en base a los dineros de los organismos internacionales, que derivaron en el peor desastre de intervensionismo internacional de las últimas décadas. Se estima que en 1994 en Mogadishu la capital, había más de 1000 agencias no gubernamentales locales financiadas por los fondos internacionales, afectando la vida de más de 100.000 personas. Se fue la ONU, se acabó el empleo y la crisis de hizo insostenible. En Myanmar actualmente se desempeñan cerca de 60 organizaciones internacionales no gubernamentales, una cifra que es sorprendente en circunstancia que la proyección mediática de ser un régimen cerrado sugeriría una cifra mucho menor.

Desestabilización, una obsesión

La desestabilización del régimen ha sido una obsesión en occidente y el otorgamiento del Nóbel de la Paz a Aung Sang Suu Kyi forma parte de una estrategia agresiva, a pesar de la oposición de China, el principal respaldo que ha tenido la junta militar.

1988 fue un año de inflexión. En marzo un estudiante muere a golpes por la policía en medio de manifestaciones. El apoyo de las agencias internacionales a la oposición al régimen se hizo patente en la medida que se abrían espacios políticos. El 1 de abril de 1988, Aung Sang Suu Kyi, regresa de su exilio en el Reino Unido. En junio del mismo año, una protesta en la Universidad de Yangoon termina en un enfrentamiento produciendo decenas de muertos. El Jefe de Estado, el general Ne Win, renuncia el 23 de julio. Asume Sein Lwin, sindicado como el estratega de la represión desde 1962. La intensas manifestaciones de agosto contra Sein Lwin terminan con su reemplazo por el general Maung Maung. Se produce una apertura y la libertad de prensa es tolerada por primera vez desde 1962. Con el aumento de la movilización en 1989, el régimen se reafirma en la represión, colocando bajo arresto domiciliario a la líder de la oposición. En 1990, gana la elección representando a su partido, la Liga Nacional Para la Democracia, pero la junta militar anula la elección.

En el antecedente histórico, Myanmar es de una gran complejidad. Es una dictadura, sí, pero eso no disminuye aspectos políticos de alta sofisticación enclavados en la historia del país, con la trayectoria de un servicio público competente en un nivel similar al de India, al estar entroncada a la misma unidad administrativa preindependencia. Myanmar deja de ser colonia británica en 1948, en un proceso de transición política fluido, demostrando homogeneidad y cohesión singulares en comparación con el resto del Asia. Los primeros catorce años de independencia fueron, sin embargo, de turbulencia por el desplazamiento de la disputa ideológica “capitalismo versus socialismo”, generando en el tejido político una postura finalmente independentista con un claro antagonismo hacia la importación del conflicto. De allí el nacionalismo fervoroso de su cúpula militar y en gran parte de la población.

Si bien la lucha por los DDHH es importante y la figura de Aung Sang Suu Kyi causa simpatía, es necesario observar la situación desde una perspectiva más pragmática. Una prolongada sustentación de independencia por parte de las autoridades de Myanmar no dará paso fácilmente a la recuperación de una democracia, cuando se detecta que viene acompañada por la intervención extranjera. El movimiento que encabeza Aung Sang Suu Kyi, por los antecedentes propios, por el alto nivel de “promiscuidad política” entre organizaciones no gubernamentales occidentales y los partidos políticos locales, es visualizado por el bloque más nacionalista de la autoridad local, como una punta de lanza de la intervención extranjera. Al estar en el medio de una zona desde ya muy compleja y propensa a la convulsión, compartiendo fronteras con muchos países en transición, Myanmar forma un enclave de pasaje y control para una vasta región donde confluyen copiosos recursos (petróleo entre otros) y vías de transporte esenciales.

Las protestas en Myanmar o Birmania confirman algunas tendencias globales, en este tipo de conflictos. Primero, la fuerza de la religión y de su orgánica, para apoyar y dirigir el movimiento. El Medio Oriente ofrece una contundente comprobación, pero se pueden encontrar antecedentes más cercanos. Hace poco, en Misiones (Argentina) el candidato a gobernador opositor, es elegido con un publicitado apoyo de la iglesia Católica.

Segundo, el uso de los Derechos Humanos como moneda de cambio. China, principal aliado de Myanmar, es presionada por las potencias occidentales para interceder con el Gobierno. De lo contrario, vería amenazada la tranquilidad de los Juegos Olímpicos en 2008, por las manifestaciones en favor de los derechos humanos.

Tercero, están los intereses de las transnacionales y de las potencias, que desean una mayor explotación en su beneficio, en la inmensa masa de recursos hasta el momento subutilizadas. Myanmar no será otro Irak, porque el contexto es diferente, sin embargo “el modelito” de desestabilización que ofrece es atractivo, y tiene una dimensión de largo plazo.

Cuando el interés comercial, los derechos humanos, y la religión, se aplican con sentido geopolítico – como es el caso de desestabilizar una junta militar nacionalista como la de Myanmar-, se está gestando una poderosa herramienta de expansión de las potencias occidentales en el Asia, donde Japón, Mongolia, Singapur, Taiwán emergen en la coyuntura como sus aliados principales. En un mundo pos colonial que no estimula vías autónomas de desarrollo, dentro de un plan de uniformidad económica dirigido desde la rentabilidad del capital transnacional predominante, el interés por democratizar Myanmar no deja de exhibir una fórmula interesante y explosiva.

*© Argenpress
* http://www.argenpress.info/nota.asp?num=048026&Parte=0

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns, Human Rights, Resistance

Arnoldo Kraus: ¿Es lícito plagiar?

Se repite y se repite y se repite: no es correcto plagiar. Por eso escribí tres veces se repite y se repite y se repite: para asegurarme de que lo que ahora escribo no sea plagio. Se sabe que plagiar es ilícito, pero también se sabe que no pocos creadores han plagiado parte de sus ideas sin que nada suceda hasta que son descubiertos. Debe ser difícil dormir con uno mismo una vez que se publicita el suceso, porque, como escribió el médico-poeta William Carlos Williams: “Oído y ojo se acuestan/ juntos en la misma cama”. Aunque la idea de Williams es cierta existen muchos casos en la historia de los “grandes personajes” que tienen la virtud de ser sordos durante las noches pares y ciegos durante las impares. Qué envidia: no reparar en lo que es uno mismo permite divorciar el ojo del oído y ambos de los días. Facilita, además, entre otras cosas, plagiar sin ruborizarse demasiado.

De lo que estoy seguro es que todos cometemos plagios, no sólo en el mundo del arte, sino en el álbum de la vida misma. Los más listos deforman con maestría las palabras, las notas musicales o las obras plásticas logrando que el acto no se detecte.

Grosso modo, se plagia porque se admira o porque se carece de imaginación. Si aceptamos que la vida es una reiteración constante y que la mayoría de los sucesos en la naturaleza son también una repetición, entonces, quizá sea válido aceptar que cierta “dosis de plagio” es lícita, idea que se concatena con la noción de que pueda existir un límite “tolerable” de “hurto no declarado”. Uso las comillas para compartir mis dudas y como pretexto para preguntar, ¿es lícito plagiar?

Solemos jugar con oraciones que tienen que ver con el acto de plagiar. Se dice que muchas veces se escribe porque la realidad supera a la ficción y que en otras ocasiones se hace porque la ficción es insuficiente para retratar la realidad. Los juegos que realizan los escritores entre realidad y ficción no son estrictamente plagio, pero, por momentos, es evidente que los autores succionan del mundo (de la realidad) sabiduría para darle forma a su imaginación. Esos viejos conceptos denotan la necesidad de algunos creadores de leer e interpretar la naturaleza para luego consignarla en palabras, pinturas o notas musicales que devengan otra lectura del mundo, no mejor, pero sí distinta.

En el mismo rubro pueden inscribirse los pensamientos de grandes creadores. Oscar Wilde decía que “la naturaleza imita al arte (o la realidad imita la imaginación)” mientras que Pablo Picasso aseguraba que “las pinturas son mentiras que cuentan la realidad”. Por su parte, Jorge Luis Borges en Pierre Menard, autor del Quijote relata que Pierre Menard vive en el siglo XX y escribe, utilizando palabra por palabra el libro escrito siglos atrás; sin embargo, explica el autor, el libro es otro, aunque sólo sea porque se ha escrito en un tiempo diferente y porque el idioma en el que escribe Menard es un castellano que ha caído en desuso. Aunque interpretar y sintetizar es un ejercicio muchas veces odioso, y que tiene el riesgo de ser equivocado, podría decirse que el hilo conductor de las nociones previas implica que las personas que observan un cuadro, o leen un escrito, pueden pintarlo o escribirlo de nuevo. O bien, pueden reinterpretarlo utilizando palabras o colores diferentes.

Las conjeturas previas conducen a una pregunta obligada. Me imagino que esa inquietud existe en todas las lenguas porque es un dilema viejo y complejo. ¿Es correcto afirmar que “no hay nada nuevo bajo el sol”? De ser cierta esa hipótesis, poco espacio quedaría a los creadores para seguir enriqueciendo el mundo y deleitando a las personas que quieren evadirse de la bazofia del consumismo enloquecido que nos agobia. De ser parcialmente veraz la “realidad solar”, los creadores no sólo tienen derecho, sino la obligación de plagiar y seguir plagiando. El reto es, y ha sido siempre, disfrazar el plagio para lograr que las repeticiones sean mejores que los originales y para que los oídos y los ojos sigan pernoctando juntos.

* http://www.jornada.unam.mx/2007/10/10/index.php?section=opinion&article=020a2pol

1 Comment

Filed under Blogroll, Columns, Literature