Daily Archives: October 1, 2007

Robert Fisk: It is the death of history (Special investigation)

2,000-year-old Sumerian cities torn apart and plundered by robbers. The very walls of the mighty Ur of the Chaldees cracking under the strain of massive troop movements, the privatisation of looting as landlords buy up the remaining sites of ancient Mesopotamia to strip them of their artefacts and wealth. The near total destruction of Iraq’s historic past – the very cradle of human civilisation – has emerged as one of the most shameful symbols of our disastrous occupation.

Evidence amassed by archaeologists shows that even those Iraqis who trained as archaeological workers in Saddam Hussein’s regime are now using their knowledge to join the looters in digging through the ancient cities, destroying thousands of priceless jars, bottles and other artefacts in their search for gold and other treasures.

In the aftermath of the 1991 Gulf War, armies of looters moved in on the desert cities of southern Iraq and at least 13 Iraqi museums were plundered. Today, almost every archaeological site in southern Iraq is under the control of looters.

In a long and devastating appraisal to be published in December, Lebanese archaeologist Joanne Farchakh says that armies of looters have not spared “one metre of these Sumerian capitals that have been buried under the sand for thousands of years.

“They systematically destroyed the remains of this civilisation in their tireless search for sellable artefacts: ancient cities, covering an estimated surface area of 20 square kilometres, which – if properly excavated – could have provided extensive new information concerning the development of the human race.

“Humankind is losing its past for a cuneiform tablet or a sculpture or piece of jewellery that the dealer buys and pays for in cash in a country devastated by war. Humankind is losing its history for the pleasure of private collectors living safely in their luxurious houses and ordering specific objects for their collection.”

Ms Farchakh, who helped with the original investigation into stolen treasures from the Baghdad Archaeological Museum in the immediate aftermath of the invasion of Iraq, says Iraq may soon end up with no history.

“There are 10,000 archaeological sites in the country. In the Nassariyah area alone, there are about 840 Sumerian sites; they have all been systematically looted. Even when Alexander the Great destroyed a city, he would always build another. But now the robbers are destroying everything because they are going down to bedrock. What’s new is that the looters are becoming more and more organised with, apparently, lots of money.

“Quite apart from this, military operations are damaging these sites forever. There’s been a US base in Ur for five years and the walls are cracking because of the weight of military vehicles. It’s like putting an archaeological site under a continuous earthquake.”

Of all the ancient cities of present-day Iraq, Ur is regarded as the most important in the history of man-kind. Mentioned in the Old Testament – and believed by many to be the home of the Prophet Abraham – it also features in the works of Arab historians and geographers where its name is Qamirnah, The City of the Moon.

Founded in about 4,000 BC, its Sumerian people established the principles of irrigation, developed agriculture and metal-working. Fifteen hundred years later – in what has become known as “the age of the deluge” – Ur produced some of the first examples of writing, seal inscriptions and construction. In neighbouring Larsa, baked clay bricks were used as money orders – the world’s first cheques – the depth of finger indentations in the clay marking the amount of money to be transferred. The royal tombs of Ur contained jewellery, daggers, gold, azurite cylindrical seals and sometimes the remains of slaves.

US officers have repeatedly said a large American base built at Babylon was to protect the site but Iraqi archaeologist Zainab Bah-rani, a professor of art history and archaeology at Columbia University, says this “beggars belief”. In an analysis of the city, she says: “The damage done to Babylon is both extensive and irreparable, and even if US forces had wanted to protect it, placing guards round the site would have been far more sensible than bulldozing it and setting up the largest coalition military headquarters in the region.”

Air strikes in 2003 left historical monuments undamaged, but Professor Bahrani, says: “The occupation has resulted in a tremendous destruction of history well beyond the museums and libraries looted and destroyed at the fall of Baghdad. At least seven historical sites have been used in this way by US and coalition forces since April 2003, one of them being the historical heart of Samarra, where the Askari shrine built by Nasr al Din Shah was bombed in 2006.”

The use of heritage sites as military bases is a breach of the Hague Convention and Protocol of 1954 (chapter 1, article 5) which covers periods of occupation; although the US did not ratify the Convention, Italy, Poland, Australia and Holland, all of whom sent forces to Iraq, are contracting parties.

Ms Farchakh notes that as religious parties gain influence in all the Iraqi pro-vinces, archaeological sites are also falling under their control. She tells of Abdulamir Hamdani, the director of antiquities for Di Qar province in the south who desperately – but vainly – tried to prevent the destruction of the buried cities during the occupation. Dr Hamdani himself wrote that he can do little to prevent “the disaster we are all witnessing and observing”.

In 2006, he says: “We recruited 200 police officers because we were trying to stop the looting by patrolling the sites as often as possible. Our equipment was not enough for this mission because we only had eight cars, some guns and other weapons and a few radio transmitters for the entire province where 800 archaeological sites have been inventoried.

“Of course, this is not enough but we were trying to establish some order until money restrictions within the government meant that we could no longer pay for the fuel to patrol the sites. So we ended up in our offices trying to fight the looting, but that was also before the religious parties took over southern Iraq.”

Last year, Dr Hamdani’s antiquities department received notice from the local authorities, approving the creation of mud-brick factories in areas surrounding Sumerian archaeological sites. But it quickly became apparent that the factory owners intended to buy the land from the Iraqi government because it covered several Sumerian capitals and other archaeological sites. The new landlord would “dig” the archaeological site, dissolve the “old mud brick” to form the new one for the market and sell the unearthed finds to antiquity traders.

Dr Hamdani bravely refused to sign the dossier. Ms Farchakh says: “His rejection had rapid consequences. The religious parties controlling Nassariyah sent the police to see him with orders to jail him on corruption charges. He was imprisoned for three months, awaiting trial. The State Board of Antiquities and Heritage defended him during his trial, as did his powerful tribe. He was released and regained his position. The mud-brick factories are ‘frozen projects’, but reports have surfaced of a similar strategy being employed in other cities and in nearby archaeological sites such as the Aqarakouf Ziggarat near Baghdad. For how long can Iraqi archaeologists maintain order? This is a question only Iraqi politicians affiliated to the different religious parties can answer, since they approve these projects.”

Police efforts to break the power of the looters, now with a well-organised support structure helped by tribal leaders, have proved lethal. In 2005, the Iraqi customs arrested – with the help of Western troops – several antiquities dealers in the town of Al Fajr, near Nasseriyah. They seized hundreds of artefacts and decided to take them to the museum in Baghdad. It was a fatal mistake.

The convoy was stopped a few miles from Baghdad, eight of the customs agents were murdered, and their bodies burnt and left to rot in the desert. The artefacts disappeared. “It was a clear message from the antiquities dealers to the world,” Ms Farchakh says.

The legions of antiquities looters work within a smooth mass-smuggling organisation. Trucks, cars, planes and boats take Iraq’s historical plunder to Europe, the US, to the United Arab Emirates and to Japan. The archaeologists say an ever-growing number of internet websites offer Mesopotamian artefacts, objects anywhere up to 7,000 years old.

The farmers of southern Iraq are now professional looters, knowing how to outline the walls of buried buildings and able to break directly into rooms and tombs. The archaeologists’ report says: “They have been trained in how to rob the world of its past and they have been making significant profit from it. They know the value of each object and it is difficult to see why they would stop looting.”

After the 1991 Gulf War, archaeologists hired the previous looters as workers and promised them government salaries. This system worked as long as the archaeologists remained on the sites, but it was one of the main reasons for the later destruction; people now knew how to excavate and what they could find.

Ms Farchakh adds: “The longer Iraq finds itself in a state of war, the more the cradle of civilisation is threatened. It may not even last for our grandchildren to learn from.”

A land with fields of ancient pottery

By Joanne Farchakh, archaeologist

Iraq’s rural societies are very different to our own. Their concept of ancient civilisations and heritage does not match the standards set by our own scholars. History is limited to the stories and glories of your direct ancestors and your tribe. So for them, the “cradle of civilisation” is nothing more than desert land with “fields” of pottery that they have the right to take advantage of because, after all, they are the lords of the land and, as a result, the owners of its possessions. In the same way, if they had been able, these people would not have hesitated to take control of the oil fields, because this is “their land”. Because life in the desert is hard and because they have been “forgotten” by all the governments, their “revenge” for this reality is to monitor, and take, every single money-making opportunity. A cylinder seal, a sculpture or a cuneiform tablet earns $50 (£25) and that’s half the monthly salary of an average government employee in Iraq. The looters have been told by the traders that if an object is worth anything at all, it must have an inscription on it. In Iraq, the farmers consider their “looting” activities to be part of a normal working day.

* Published: 17 September 2007 for The Independent
* © The Independent
* http://news.independent.co.uk/fisk/article2970762.ece

Leave a comment

Filed under Blogroll, Columns, Human Rights, Politics, Religion, Resistance

Fidel Castro: Un argumento más para la ONU

Mientras trabajo con el ya famoso libro de Greenspan, leo un artículo publicado por El País, órgano español de prensa con más de 500 mil ejemplares según se afirma, que deseo transmitir a los lectores. Está firmado por Ernesto Ekaizer, y dice textualmente:

‘Cuatro semanas antes de la invasión de Irak, que se produjo en la noche del 19 al 20 de marzo de 2003, George W. Bush mantenía en público su exigencia a Sadam Hussein en los siguientes términos: desarme o guerra. A puerta cerrada, Bush reconocía que la guerra era inevitable. Durante una larga conversación privada con el entonces presidente español, José María Aznar, celebrada el sábado 22 de febrero de 2003 en el rancho de Crawford, Tejas, Bush dejó claro que había llegado el momento de deshacerse de Sadam. ‘Quedan dos semanas. En dos semanas estaremos militarmente listos. Estaremos en Bagdad a finales de marzo’, le dijo a Aznar.

‘Llegó el momento de deshacerse de Sadam.

‘Dentro de este plan, Bush había terminado por aceptar, el 31 de enero de 2003 —tras una entrevista con el primer ministro británico, Tony Blair—, introducir una última maniobra diplomática: la propuesta de una segunda resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Su objetivo: abrir la puerta legal a la guerra unilateral que Estados Unidos se aprestaba a desencadenar con más de 200 000 soldados preparados en la región para atacar.

‘Bush era consciente de las dificultades internas de Blair y no desconocía las de Aznar. Sólo siete días antes de esa reunión en el rancho de Crawford, tres millones de personas se manifestaban en varias ciudades de España contra la guerra inminente. ‘Necesitamos que nos ayudéis con nuestra opinión pública’, pide Aznar. Bush le explica el alcance de la nueva resolución que piensa presentar: ‘La resolución estará hecha a la medida de lo que pueda ayudarte. Me da un poco lo mismo el contenido’. A lo que Aznar responde: ‘Nos ayudaría ese texto para ser capaces de copatrocinarlo y ser sus coautores y conseguir que mucha gente lo patrocine’. Aznar, pues, se ofrece a dar cobertura política europea a Bush, en unión con Blair. El sueño de Aznar de cimentar una relación con Estados Unidos, siguiendo el ejemplo del Reino Unido, estaba a punto de hacerse realidad.

‘Aznar había viajado el 20 de febrero con su esposa, Ana Botella, a Estados Unidos haciendo una escala en México para persuadir —infructuosamente— al presidente Vicente Fox de la necesidad de apoyar a Bush. El 21, la pareja, acompañada por los colaboradores del presidente, llegó a Tejas. Aznar y su esposa se alojaron en la casa de invitados del rancho.

‘En la reunión del día siguiente, sábado, participaron el presidente Bush, su entonces asesora de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, y el responsable de asuntos europeos del Consejo de Seguridad Nacional, Daniel Fried. Por su parte, acompañan a Aznar su asesor de política internacional, Alberto Carnero, y el embajador de España en Washington, Javier Rupérez. Bush y Aznar mantuvieron, como parte del encuentro, una conversación telefónica a cuatro bandas con el primer ministro británico, Tony Blair, y el presidente del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi.

‘El embajador Rupérez tradujo del inglés para Aznar y también del italiano para Condoleezza Rice; otras dos intérpretes hicieron su trabajo para Bush y sus colaboradores. Fue Rupérez quien se encargó de elaborar el acta-resumen de la conversación en un memorándum que ha permanecido secreto hasta hoy.

‘La conversación impresiona por su tono directo, amigable y hasta amenazador, cuando, por ejemplo, se refiere a la necesidad de que países como México, Chile, Angola, Camerún y Rusia, miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, voten la nueva resolución como una muestra de amistad hacia Estados Unidos o se atengan a las consecuencias.

‘Se advierte la nula expectativa en el trabajo de los inspectores, cuyo jefe, Hans Blix, había desmontado hacía solo una semana, el 14 de febrero, los argumentos expuestos por el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, ante el Consejo de Seguridad el 5 de febrero de 2003, con ‘datos sólidos’ apoyados calurosamente por la ministra de Exteriores española, Ana Palacio. Unos datos que el propio Powell calificó, más tarde, como un conjunto de falsedades.

‘El informe de Blix

‘Según Blix, Irak estaba dando pasos hacia una cooperación activa para resolver los temas de desarme pendientes. Su tono había sido menos crítico que el de su informe del 27 de enero de 2003. ‘Desde que llegamos a Irak hace tres meses hemos realizado más de 400 inspecciones sin previo aviso en unos 300 lugares. Hasta ahora, los inspectores no han encontrado ninguna de las armas prohibidas… Si Irak se decide a cooperar todavía más estrechamente el periodo de desarme a través de las inspecciones puede todavía ser breve’, señalaba el jefe de inspectores.

‘El director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Mohamed El Baradei, informó el 14 de febrero de que todavía quedaban por aclarar algunas cuestiones técnicas; pero, añadió, ‘no quedan ya problemas de desarme por resolver’. Según dijo, no se había hallado prueba alguna de que en Irak se estuvieran llevando a cabo actividades nucleares o relativas a la energía nuclear, otro claro mentís de lo que afirmó Powell sobre el programa nuclear iraquí.

‘Tanto los primeros frutos de la labor de inspección como la finalización de los preparativos de Estados Unidos llevaron a Bush a fijar el comienzo de la operación militar hacia la fecha del 10 de marzo de 2003, a la cual se añadieron nueve días para obtener la segunda resolución. El proceso de persuasión moral al cual se abocaron Aznar y Palacio a golpe de teléfono y en reuniones bilaterales no logró reunir más que cuatro votos: los tres promotores y Bulgaria. Eran necesarios 9 votos.

‘El fracaso de esta cobertura legal de la guerra inminente llevó a Bush a acordar con Blair y Aznar la celebración, el 16 de marzo de 2003, de una cumbre en las Islas Azores, lugar sugerido por Aznar como alternativa a las islas Bermudas por una razón que él mismo explicó a Bush: ‘El solo nombre de esas islas va asociado a una prenda de vestir que no es precisamente la más adecuada para la gravedad del momento en que nos encontramos’. Allí, ese 16 de marzo, Bush, Blair y Aznar decidieron sustituir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y usurparon sus funciones para declarar por su cuenta y riesgo la guerra contra Irak. En la mañana del 17 de marzo, el embajador del Reino Unido ante la ONU anunciaba en Nueva York la retirada de la segunda resolución. Una derrota en la votación hubiera complicado más la carrera hacia la guerra.’

Fidel Castro Ruz

Septiembre 27 del 2007

7:25 p.m.

* Fidel Castro Ruz.
Fidel Castro
Foto: ©Argenpress
* http://www.argenpress.info/nota.asp?num=047617&Parte=0

Leave a comment

Filed under Blogroll, Politics, Resistance

Pérez Roque, Felipe: Intervención en la ONU

Señor Presidente:

Nunca antes se habían hecho tan evidentes los peligros reales que acechan a la especie humana; nunca antes se habían hecho tan evidentes las violaciones al Derecho Internacional que ponen en creciente peligro a la paz y la seguridad internacionales; nunca antes se habían hecho tan evidentes la desigualdad y la exclusión, que golpean a más de las dos terceras partes de la población de nuestro planeta.

Poner fin al despilfarro y al frenesí consumista que promueven las grandes corporaciones y los grupos de poder de un reducido grupo de países desarrollados, que derrochan a costa de la pobreza y la perpetuación del subdesarrollo en una vasta periferia de países pobres en los que malviven miles de millones de personas, se ha convertido en un factor clave para la subsistencia de la humanidad. La reunión de alto nivel de esta Asamblea General, efectuada hace tan solo dos días, dejó claro el peligro que representa el acelerado calentamiento global que ya padecemos y su efecto en el cambio climático. Hay que actuar, y hacerlo rápido, y los países desarrollados tienen el deber moral y la responsabilidad histórica de dar el ejemplo y encabezar el esfuerzo.

Por otra parte, varios de nuestros países, siempre del Sur, siguen siendo víctimas de inadmisibles actos de agresión por parte de los poderosos de siempre, motivados, en lo esencial, por el insaciable apetito de recursos estratégicos. Las guerras de conquista y la proclamación y aplicación de doctrinas basadas en la guerra preventiva, que no excluyen el uso de armas nucleares incluso contra Estados que no las poseen, y el uso reiterado de pretextos tales como el supuesto combate al terrorismo, la pretendida promoción de la democracia o el llamado cambio de régimen en países unilateralmente calificados como estados villanos, constituyen hoy la mayor y más grave amenaza a la paz y la seguridad en el mundo.

La agresión y ocupación ilegal de países, la intervención militar contraria al Derecho Internacional y a los propósitos y principios de la Carta de la ONU, el bombardeo a civiles y la tortura siguen siendo prácticas diarias. Bajo la falsa letanía de la libertad y la democracia, se intenta consagrar el saqueo de los recursos naturales del Tercer Mundo y controlar zonas de creciente importancia geoestratégica. Ese y no otro es el proyecto de dominación imperial que intenta imponer a sangre y fuego la superpotencia militar más poderosa que el hombre ha visto.

Lejos de actuarse en las relaciones internacionales según los principios de la solidaridad, la justicia social e internacional, la igualdad y el desarrollo para todos, se emplean sin el mínimo pudor las prácticas de certificar a países, de imponer bloqueos unilaterales, de amenazar con la agresión, de chantajear y coaccionar.

Si un pequeño país defiende su derecho a la independencia se le acusa de Estado villano; si una potencia agrede a un país se dice que “lo libera”. Un combatiente contra la agresión extranjera es un terrorista; un soldado agresor es un “luchador por la libertad”. Es la guerra mediática, la estafa de las verdades, la tiranía del pensamiento único en un mundo globalizado.

En lugar de avanzar hacia el desarme general y completo, incluido el desarme nuclear, que ha constituido por décadas un reclamo permanente del Movimiento de Países No Alineados, se promueve el armamentismo y el despilfarro en nuevas armas y sistemas de armamentos que gastan los recursos que el mundo requeriría para mitigar los efectos del cambio climático y para hacerle frente a los gravísimos problemas derivados de la pobreza y la marginación.

Se intenta impedir, politizada y selectivamente, la aplicación del principio, proclamado ya en el Tratado de No Proliferación Nuclear, de que las naciones tienen derecho al desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficos. Se amenaza con la guerra y la destrucción a unos países mientras se le permite al aliado agresivo disponer de cientos de artefactos nucleares y se le ayuda a modernizarlos continuamente.

¿Cuánto tiempo más tendrá que transcurrir y cuántas nuevas víctimas morirán antes de que los halcones de la guerra comprendan que las armas no sirven para resolver los graves problemas de la humanidad?

Un día como hoy, vale la pena recordar las palabras del Presidente Fidel Castro ante esta Asamblea General en octubre de 1979:

“Digamos adiós a las armas -dijo Fidel- y consagrémonos civilizadamente a los problemas más agobiantes de nuestra era. Esa es la responsabilidad y el deber más sagrado de todos los estadistas del mundo. Esa es, además, la premisa indispensable de la supervivencia humana”.

Señor Presidente:

Hoy no se avanza hacia el cumplimiento de las Metas del Milenio y de las decisiones de las grandes conferencias de las Naciones Unidas efectuadas durante la última década.

La pobreza no disminuye. Crece la desigualdad entre los países y dentro de los países.

Mil cien millones de personas no tienen acceso a agua potable; 2 600 millones carecen de servicios de saneamiento; más de 800 millones son analfabetos y 115 millones de niños no van a la escuela primaria; 850 millones pasan hambre todos los días. El 1% de las personas más ricas del mundo posee el 40% de la riqueza, mientras el 50% de la población mundial apenas cuenta con un 1%. Todo esto ocurre en un mundo que gasta un millón de millones en armas y otro en publicidad comercial.

Los cerca de mil millones de personas que viven en países desarrollados consumen alrededor de la mitad de la energía total, mientras que casi 2000 millones de pobres no conocen todavía la electricidad.

¿Es ese el mundo que quieren que aceptemos? ¿Es acaso el futuro con el que debemos conformarnos? ¿Tenemos o no derecho a luchar por cambiar este estado de cosas? ¿Debemos o no luchar porque un mundo mejor sea posible?

¿Por qué se despilfarran tan colosales recursos en la industria de matar y no se emplean para salvar vidas? ¿Por qué no se construyen escuelas en vez de submarinos nucleares y hospitales en vez de bombas “inteligentes”? ¿Por qué no se producen vacunas en vez de vehículos blindados y más alimentos en vez de más bombarderos? ¿Por qué no se impulsan las investigaciones para combatir el SIDA, la malaria y la tuberculosis en vez de para fabricar escudos antimisiles? ¿Por qué no se libra la guerra contra la pobreza en vez de contra los pobres?

A pesar de que se necesitan sólo 150 mil millones de dólares para alcanzar las Metas del Milenio, se afirma hipócritamente que no hay de donde obtener los recursos financieros necesarios. ¡Mentira! Sí hay dinero de sobra, lo que falta es la voluntad política, la ética y el compromiso real de los que tienen que tomar las decisiones.

Si se quiere de verdad encontrar el dinero:

Cúmplase de una vez con el compromiso de dedicar el 0,7% del PIB a la Ayuda Oficial al Desarrollo. Ello significaría más de 141 mil millones de dólares adicionales a los montos actuales. En el colmo de la simulación, los países donantes contabilizan ahora las condonaciones de una deuda que saben que no podrán cobrar para inflar artificialmente sus contribuciones.

Condónese la deuda externa, que nuestros países han pagado ya más de una vez. Ello permitiría dedicar al desarrollo los más de 400 mil millones de dólares que hoy se dedican al servicio de una deuda que no deja de crecer.

Conclúyase la Ronda de Doha para el desarrollo y elimínense los 300 mil millones de subsidios agrícolas de los países desarrollados. Ello permitirá dedicar ese dinero a luchar contra la pobreza rural, la inseguridad alimentaria y a garantizar precios justos para los productos de exportación de los países subdesarrollados.

Reconózcase nuestro derecho al desarrollo. Garantícese nuestro derecho a acceder a los mercados, las patentes y las tecnologías que hoy son monopolio exclusivo de los poderosos. Ayúdese a nuestros países a formar profesionales y científicos y déjese de robarnos el talento.

Los países no alineados no necesitamos limosnas; necesitamos y exigimos justicia.

Respétese nuestro derecho a la diversidad cultural y a la preservación de nuestro patrimonio, nuestros símbolos y nuestra idiosincrasia. Ese ha sido el reclamo unánime que los países no alineados acabamos de proclamar en Teherán, en nuestra Reunión Ministerial sobre Derechos Humanos y Diversidad Cultural.

Señor Presidente:

Los países no alineados queremos unas Naciones Unidas más democráticas y transparentes, en las que la Asamblea General, su órgano más representativo y democrático, ejerza realmente las facultades que le corresponden.

Necesitamos unas Naciones Unidas con un Consejo de Seguridad reformado, que actúe dentro del mandato que le otorga la Carta constitutiva de la Organización, sin invadir las funciones y prerrogativas de otros órganos del sistema. Un Consejo de Seguridad con una membresía ampliada, a tono con la composición actual de la ONU, donde los países subdesarrollados somos mayoría. Un Consejo de Seguridad donde se reformen radicalmente sus métodos de trabajo para permitir la transparencia y el acceso de todos los Estados Miembros a sus labores.

Defendemos unas Naciones Unidas donde el multilateralismo y las soluciones acordadas en el más absoluto respeto a la Carta, constituyan la única vía de abordar y resolver los problemas actuales.

Necesitamos un Consejo de Derechos Humanos que impida la repetición de los graves errores de la antigua Comisión de Derechos Humanos. Un Consejo que consagre en su práctica el principio de que los derechos humanos son universales, indivisibles e interdependientes. Un Consejo que ponga fin a la selectividad y los dobles raseros. Los países no alineados nos opondremos firmemente a las aviesas maquinaciones de algunos poderosos que, frustrados por no haber podido lograr sus objetivos, pretenden ahora reabrir y cuestionar el acuerdo alcanzado en el arduo y difícil proceso de construcción institucional del Consejo.

Los países no alineados no cejaremos en la defensa de los postulados con los que se fundó nuestro Movimiento, que son similares a los de esta Organización. Fomentaremos entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto a los principios de soberanía, igualdad de derechos y libre determinación de los pueblos.

Continuaremos defendiendo el derecho del sufrido y heroico pueblo palestino a tener su propio Estado con su capital en Jerusalén Oriental. Continuaremos condenando el genocidio que contra él se comete.

Seguiremos proclamando el derecho del pueblo de Puerto Rico a la soberanía y la independencia.

Los países no alineados representamos casi dos tercios de la membresía de Naciones Unidas. Nuestras reivindicaciones no podrán ser preteridas ni nuestros intereses ignorados. Nos mantendremos unidos y nos apoyaremos en la defensa de nuestros derechos. Haremos que nuestra voz sea escuchada.

Señor Presidente:

Aquí terminaba mi discurso como Presidente del Movimiento de Países No Alineados. Sin embargo, la escandalosa y grosera actuación del Presidente de los Estados Unidos en esta sala, en la mañana de ayer, me obliga ahora a pronunciar unas palabras a nombre de Cuba.

Empleando un lenguaje soez y un tono arrogante, el Presidente Bush insultó y amenazó a una decena de países; impartió órdenes, terminante y autoritario, a la Asamblea General; y distribuyó, con una prepotencia jamás vista en esta sala, calificaciones y juicios sobre una veintena de países.

Fue un espectáculo bochornoso. El delirium tremens del gendarme mundial. La embriaguez del poder imperial, aderezada con toda la mediocridad y el cinismo de los que amenazan con guerras en las que saben que no se juegan su vida.

El Presidente de los Estados Unidos no tiene ningún derecho a juzgar a otra nación soberana de este planeta. Tener poderosas armas nucleares no da derecho alguno sobre los derechos de los pueblos de los otros 191 países aquí representados.

¡Y no debe subestimarse la determinación y el coraje de los pueblos a la hora de defender sus derechos! A fin de cuentas, lo que vale no es el poder de los cañones, sino la justeza de las ideas por las que se combate. El Presidente belicoso y amenazante ya debería haberlo aprendido a estas alturas.

Igualdad soberana de los Estados y no “cambio de régimen”. Respeto a la soberanía y no certificaciones unilaterales de buena conducta. Respeto al Derecho Internacional y no bloqueos y guerras ilegales.

El Presidente Bush habló de democracia, pero todos sabemos que miente. El llegó a la Presidencia mediante el fraude y el engaño. Nos hubiéramos ahorrado ayer su presencia y habríamos escuchado al Presidente Albert Gore hablar sobre el cambio climático y los riesgos para nuestra especie. Recordamos, además, cómo apoyó sin ambages el golpe de Estado contra el Presidente y la Constitución de Venezuela.

Habló de paz, pero sabemos que miente. Recordamos bien cuando amenazó a 60 o más países, a los que llamó “oscuros rincones del planeta”, con hacerlos desaparecer de la faz de la Tierra con ataques preventivos y sorpresivos. Bush es un curioso guerrero que, desde la retaguardia, manda a matar y a morir a los jóvenes de su país a miles de kilómetros de sus costas.

Habló de derechos humanos, pero sabemos que miente. Es el responsable de la muerte de 600 mil civiles en Irak, autorizó la tortura en la Base Naval de Guantánamo y en Abu Ghraib, y es cómplice del secuestro y la desaparición de personas, los vuelos secretos y las cárceles clandestinas.

Habló de la lucha contra el terrorismo, pero sabemos que miente. Ha garantizado total impunidad a los más abominables grupos terroristas que, desde Miami, han perpetrado horrendos crímenes contra el pueblo cubano.

El Presidente Bush atacó al nuevo Consejo de Derechos Humanos. Sangra por la herida; rumia su impotencia. Lo martiriza la vergüenza de que, durante su Presidencia, Estados Unidos no puede siquiera aspirar a ser miembro, porque las elecciones son por voto secreto. Cuba, en cambio, resultó elegida miembro fundador con más de dos tercios de los votos.

Habló de cooperación, desarrollo y prosperidad para el resto del mundo, pero todos sabemos que miente. Ha sido el más egoísta e irresponsable político que hayamos visto. En un mundo en el que morirán este año 10 millones de niños menores de 5 años por enfermedades prevenibles, sus mezquinas y demagógicas propuestas de ayer son una broma de mal gusto.

El Presidente Bush no tiene autoridad moral ni credibilidad para juzgar a nadie. Debería responder ante el mundo por sus crímenes.

Hay un límite, Excelencias, a la arrogancia y la hipocresía. Hay un límite a la mentira y el chantaje. Cuba rechaza y condena cada una de las mendaces palabras pronunciadas ayer por el Presidente de los Estados Unidos.

Señor Presidente:

Cuba agradece la solidaridad que ha recibido de esta Asamblea General en su lucha contra el bloqueo y las agresiones que ha debido enfrentar durante casi cinco décadas. De manera particular agradezco aquí las palabras pronunciadas ayer por el Presidente de Nicaragua, compañero Daniel Ortega, presente aquí en la sala, y las de todos los que han levantado su voz a favor del derecho y la justicia con el pueblo cubano.

Cuba agradece a los que han apoyado su lucha tenaz contra el terrorismo y han levantado su voz a favor de la liberación de cinco luchadores antiterroristas cubanos encarcelados injustamente en prisiones de Estados Unidos.

Cuba luchará, señores delegados, junto con todos los integrantes del Movimiento de Países No Alineados por alcanzar un orden internacional más justo y democrático, en el que nuestros pueblos puedan ejercer su derecho a la paz y el desarrollo.

Se nos podrá acusar de soñadores, pero luchamos con la convicción de que los sueños de hoy serán las realidades de mañana.

Luchamos, y no dejaremos de hacerlo, con la convicción de que cuando hay hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres y en ellos va un pueblo entero, va la dignidad humana.

* Debate General del 62 Período de Sesiones de la Asamblea
General de las Naciones Unidas 26 de septiembre de 2007,
Nueva York
* Intervención de Felipe Pérez Roque, Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba
* Felipe Pérez Roque, Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba
Felipe Pérez Roque
Foto: Argenpress

* http://www.argenpress.info/nota.asp?num=047593&Parte=0

1 Comment

Filed under Blogroll, Human Rights, Politics, Resistance