Fragmento de “La Casa de los Espíritus”

“De una plumada, los militares cambiaron la historia, borrando los episodios, las ideologías y los personajes que el régimen desaprobaba. Acomodaron los mapas, porque no había ninguna razón para poner el Norte arriba, tan lejos de la benemérita patria, si se podía poner abajo, donde quedaba más favorecida y, de paso, pintaron con azul de Prussia vastas orillas de aguas territoriales hasta los límites de Asia y de Africa y se apoderaron en los libros de geografía de tierras lejanas, corriendo las fronteras con toda impunidad, hasta que los países hermanos perdieron la paciencia, pusieron un grito en las Naciones Unidas y amenazaron con echarles encima los tanques de guerra y los aviones de caza. La censura, que al principio sólo abarcó los medios de comunicación, pronto se extendió a los textos escolares, las letras de las canciones, los argumentos de las películas y las conversaciones privadas. Había palabras prohibidas por bando militar, como la palabra “compñero”, y otras que no se decían por precaución, a pesar de que ningún bando las había eliminado, como libertad, justicia y sindicato.” […]

* Allende, Isabel, La Casa de los Espíritus”, Ed. Edivisión, 1985, pp. 337

2 Comments

Filed under Blogroll, Novel

2 responses to “Fragmento de “La Casa de los Espíritus”

  1. clitemnistra

    Les comparto este fragmento de la novela porque me suena tan familiar que hasta es vergonzoso. Quiero pensar que no nos dejaremos, quiero pensar que eso no pasará, quiero jugar a que las palabras hoy nos darán la fuerza para resistir.
    Hoy me siento desesperanzada porque el ceeerdo de Nicolás Aguilar está en su casa, tomando cafecito con un aparato de protectores que gastan miles de pesos en defenderlo mientras miles mueren de hambre. Hoy, el pendejo de Bush pierde a un colaborador, una persona más que se desentiende de la matadera de niños y mujeres en Iraq. Hoy nos quitan el águila Juarista de los billetes mexicanos, como si tuvieran derecho sobre lo que pensamos, decimos, amamos…

    Hoy tengo ganas de decir NO… No, no quiero. Tengo ganas de hacer berrinche, de tomar entre las manos las palabras suaves y elegantes de Allende para recordarme que la infamia no lo es todo.
    Clitemnistra

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s